La plataforma de video on demand quiere atender al público ávido de buen cine que no encuentra una oferta a su medida en otros servicios.

 

Entrar en el mercado del video a la carta en México requiere valor, y si además la apuesta es ofrecer sólo cine independiente, entonces la decisión puede ser calificada de temeraria y audaz. Eso es precisamente lo que está haciendo Mubi, apoyada por la distribuidora mexicana Canana.

La historia de Mubi es igual que las de muchos otros emprendimientos. Su fundador y actual CEO, Efe Cakarel, estaba en un café de Tokio con mucho tiempo libre cuando repentinamente sintió un deseo irrefrenable de ver In the Mood for Love, de Kong Kar Wai. El problema es que no había en línea un solo sitio legal en el que pudiera hacerlo. Así que durante el vuelo de Tokio a San Francisco armó el proyecto que daría vida a Mubi.

Pero eso fue hace siete años, y desde entonces mucha agua ha corrido por ese molino. Hoy la plataforma tiene más de 7 millones de usuarios y ha distribuido más de 4,000 películas independientes de todas partes del mundo.

Antes de ser lanzada en México, apenas el viernes 21 de febrero de 2014, Mubi.com.mx ya contaba con más de 15,000 usuarios, según datos ofrecidos por Cakarel durante la rueda de prensa que ofreció en el marco del lanzamiento del servicio, el viernes 21 de febrero. El turco residente en Londres añadió además que espera convertir a “una buena parte de ellos” a la modalidad de pago.

cakarel

Efe Cakarel, CEO global de Mubi.

Pero su llegada a México tiene una intención más profunda, Cakarel afirma que aunque por el momento hay sólo tres personas trabajando en nuestro país, de un total de 70 staffers a nivel global, la intención es desarrollar Mubi México como una entidad independiente desde la cual se dirija toda la operación de América Latina, pueda levantar capital y eventualmente salir a la bolsa:

“Empezamos con un equipo pequeño, pero estamos muy bien capitalizados y creciendo de maravilla, así que hemos llegado para quedarnos. En 10 años Mubi seguirá aquí.”

Hasta el momento, la estrategia ha rendido sus frutos: dentro de unas semanas, confía Efe a Forbes México en entrevista, harán público el levantamiento de 8 millones de dólares, los cuales serán usados para la expansión de las operaciones. El capital viene de inversionistas como la productora Working Title. Después “dentro de 18 meses, me gustaría ir por 18 millones de dólares, para escalar de verdad el negocio y quizá dentro de cinco años ir por 40 o 50 y dar el paso a empresa privada.

Esa ronda de financiamiento “ni siquiera la necesitábamos”, reconoce el turco, quien trabajara alguna vez para el área de banca de inversión de Goldman Sachs, “lo hicimos para capitalizarnos más, crecer el catálogo y llegar a mercados como éste”, detalla.

El modelo del servicio en México es simple: hay un catálogo de 30 películas y una sale diariamente para dar cabida a una más, en pocas palabras habrá 360 estrenos pasado un año. El usuario puede optar por pagar desde 49 pesos mensuales o un plan anual por 390 pesos.

“El 70% de nuestro público tiene entre 18 y 34 años, es muy sensible al precio, así que hay que hacerles una oferta de mucho valor”, reconoce Cakarel.

Ese valor, llega de la mano de la curaduría. Sí, llegar al mercado cuando Netflix está mucho mejor posicionado, pero el diferenciador al que apuesta Mubi es su catálogo escogido a mano para ofrecer una rica experiencia de cine independiente.

Es ahí donde entra Canana. Mubi estableció una alianza estratégica con ellos para incorporar producciones de su catálogo a su  oferta, la cual ya incluye No, de Pablo Larraín, cinta chilena protagonizada por Gael García, quien además es inversionista en la distribuidora.

Las operaciones de Mubi en México serán dirigidas por Celeste North, quien fuera CEO del desaparecido servicio de VOD NuFlick.

La suscripción a Mubi cuesta 49 pesos al mes.

 

 

Siguientes artículos

Nokia presenta su familia de smartphones Android
Por

Los Nokia X, estarán conectados a los servicios de almacenamiento en la nube de Microsoft, no a los de Google, y están d...