EFE.- La recaudación mundial de derechos para los creadores musicales, audiovisuales, dramáticos, literarios y de artes visuales disminuyó un 9.9% en 2020, lo que representó una pérdida de 1,000 mde, informó este miércoles la CISAC.

La recaudación total cayó a 9,320 mde, apunta en su informe anual la Confederación Internacional de Sociedades de Autores y Compositores (CISAC), que lo atribuye a la pandemia de Covid-19, ya que las medidas sanitarias redujeron “los ingresos de los espectáculos en vivo y la ejecución pública casi a la mitad en todo el mundo”.

“El descenso se vio mitigado por el sólido crecimiento de los ingresos digitales, que reflejan el auge del consumo de streaming de audio y vídeo en todo el mundo”, señaló en un comunicado el organismo con sede en París.

Lee: Streaming impulsa a la industria de entretenimiento y medios en México

Los datos por sectores muestran el impacto concreto de la crisis sanitaria, que afectó en particular a los espectáculos en vivo que vieron reducirse en un 45% sus ingresos, hasta los 1,600 mde. La caída en la recaudación por conciertos fue del 55%.

En el ámbito de derechos digitales, sin embargo, las recaudaciones aumentaron un 16.6%, hasta los 2,400 mde.

La mayor fuente de ingresos, la televisión y radio, retrocedió un 4.3%, hasta los 3,700 mde.

Los derechos musicales, que representan el 88% de la recaudación total, bajaron un 10.7% hasta los 8,190 millones.

No te pierdas: YouTube tendrá un teatro en Los Ángeles para 6,000 personas

Impulso del ‘streaming’

El presidente de la CISAC, Björn Ulvaeus, señaló en el informe que aunque el “streaming” va camino de convertirse en la principal fuente de ingresos de los creadores en el futuro, por muy rápido que aumenten “no proporcionan en la actualidad una remuneración equitativa cuando se reparten entre millones de beneficiarios”.

Esto lleva a la organización internacional a pedir una mejor remuneración por los usos en línea y una mayor equidad para los creadores.

“Es obvio que el ‘streaming’ por suscripción, el santo grial que nos rescató a todos de la piratería hace unos años, acaba de entrar en una nueva fase. Los productores y los gigantes de la tecnología obtienen enormes beneficios. No les culpo, pero es necesario un profundo debate para garantizar que los beneficios se repartan equitativamente con los creadores”, defendió Ulvaeus.

Te puede interesar: Plataformas de streaming y el boom de producciones el gran negocio para México y Latam

En su informe, la CISAC destaca algunos casos ejemplares en la gestión de la crisis, como el de Brasil. La sociedad brasileña de música y artes, ABRAMUS, puso en marcha un paquete de ayudas a sus miembros valorado en 14 millones de reales (2.1 millones de euros) para anticipos en beneficio de unos 22,000 compositores, artistas y músicos en situación precaria.

También cita a México, donde el confinamiento impulsó un fuerte aumento de los ingresos del sector digital, que representó dos tercios del total de la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM), lo que compensó la caída en otros repertorios.

Además, la SACM puso en marcha un Plan de Solidaridad con un seguro de vida de gastos médicos para artistas y sus familiares, apoyo financiero para los miembros con menores ingresos y préstamos a socios activos, entre otras medidas.

En términos continentales, las pérdidas de ingresos fueron más fuerte en Europa (-14.1% respecto a 2020, y hasta -20.6% en España), América Latina y Caribe (-25.4%) y África (-20.1%), que en Asia (-4%) y Canadá y Estados Unidos (-0.3%), donde apenas se notó el descenso.

Suscríbete a Forbes México

 

Siguientes artículos

EU dice al tribunal británico que Assange debe ser extraditado
Por

El australiano, de 50 años, está reclamado en Estados Unidos por 18 cargos penales, entre ellos el de infringir una ley...