Por Zack O’Malley Greenburg

El ambiente en la sede de Muzik, la compañía detrás del autoproclamado “smartphone de los audífonos”, en West Hollywood es, apropiadamente el de una startup pura. La única seguridad visible parece ser un escuadrón de perros pequeños vagando por los espacios abiertos. En la terraza, el fundador y CEO de Muzik, Jason Hardi, de 41 años, se sienta en una silla de mimbre, con los antebrazos rodeados de tatuajes. Pero es el nombre en su camiseta negra lo que diferencia a la compañía de sus hermanos tecnológicos: Kering, el gigante europeo de artículos de lujo detrás de marcas como Gucci, Saint Laurent y Balenciaga.

La declaración en la vestimenta de Hardi representa un nuevo capítulo para su empresa después de seis años: Francois-Henri Pinault, el heredero multimillonario y presidente de Kering, proporcionó casi la mitad de una ronda de inversión de más de 70 mdd para Muzik esta primavera. Pinault es, sin duda, el nombre más importante entre un elenco de inversionistas con antecedentes que van desde los deportes (Michael Jordan y el jugador de americano Ndamukong Suh) hasta el entretenimiento (Drake, Kevin Hart) y el orador motivacional (Tony Robbins). La idea: emparejar los audífonos de Hardi—que permiten a los usuarios compartir música a través de Twitter y Spotify, dos de sus primeros socios—con la influencia de la moda de Kering para crear un Beats by Dr. Dre más sofisticado y de gama alta.

“No queríamos ser inteligentes, queríamos ser sexys”, dice Hardi. “Creemos que lo inteligente es sexy. No queríamos que la gente tuviera que bajar la cabeza para ver su teléfono. Queríamos que estuvieran siempre pudieran ver hacia adelante”.

PUBLICIDAD

La creatividad de Hardi, un inventor serial, es la principal atracción para los patrocinadores que apuestan por su tecnología. Ha recibido más de 30 patentes y 16 marcas comerciales en los Estados Unidos en diferentes industrias, desde audífonos hasta etiquetas electrónicas para mascotas y tiene otras 50 patentes pendientes en todo el mundo. Hardi diseñó personalmente la oferta inicial de audífonos de su compañía, los Muzik One de 300 dólares, que ganaron varios premios en el CES y se agotaron en una edición limitada de aproximadamente 10,000 unidades en 2016.

La reciente inyección de efectivo de Hardi—como la de sus inversionistas estelares—debería darle a Muzik la munición que necesita para lanzarse a la corriente principal con una ambiciosa serie de colaboraciones. Primero: unos audífonos Gucci, que saldrán a finales de este año, con más productos de Pinault y marcas de Kering.

Hardi comenzó a jugar con la tecnología portátil a una temprana edad. Nacido en Los Ángeles hijo de un padre contador y una madre ama de casa, él y su familia se mudaron al Upper East Side de la ciudad de Nueva York cuando tenía 10 años. Para combatir los problemas de rodilla que desarrolló poco después, creó un sistema de arnés que le permitió levantar su piernas lo suficientemente alto como para poder estirarlas adecuadamente.

En la universidad, después de fallar repentinamente como jugador de tenis del equipo universitario en el estado de Carolina del Norte, se concentró en su especialización en finanzas y mercadotecnia y permaneció en el área de Raleigh después de su graduación. A lo largo de la década del 2000 lanzó sus creaciones, incluida OurWorldMusic.com, una plataforma para cargar y compartir archivos de audio; NovaDine, un servicio de pedidos de comida en línea; y Worldwide Pet Products, un proveedor de dispositivos electrónicos de entrenamiento y rastreo de mascotas.

Su primer éxito llegó en 2010 cuando 50 Cent lo invitó a trabajar en su línea de audífonos inalámbricos, de Audio SMS (Sonido Masterizado de Estudio por sus siglas en inglés). El dúo se separó amistosamente en 2012, y Hardi vendió sus acciones en la compañía. Se negó a revelar el precio exacto, diciendo solo que “no era el primer millón” que había ganado.

Hardi adoptó una actitud hands-on con Muzik, en todos los sentidos más verdaderos de la expresión. Esculpió los prototipos de los audífonos en arcilla, la diadema ajustable se enrosca con gracia alrededor de cada auricular, asegurándose de que la unidad se ajustara perfectamente a cualquier cráneo. Incluso diseñó el logotipo de la empresa, una letra “M” deformada para parecerse a un par de audífonos, y luego se la tatuó en la muñeca.

“Muzik realmente fue la culminación de muchas de mis experiencias pasadas, ya sea creando hardware, hardware inteligente o creando plataformas”, dice Hardi. “Yo nunca entendí por qué los audífonos seguían siendo un dispositivo tonto”.

La visión de Hardi era construir un teléfono inteligente para la cabeza. Después de que Beats se vendió a Apple por 3,000 mdd en 2014 y Fitbit se hizo pública al año siguiente, los inversionistas en busca de la próxima mina de oro de los wearables invirtieron dinero en Muzik: la estrella de la NBA Chris Paul invirtió por primera vez en 2015, seguido del grupo de inversionistas de riesgo de Twitter y Microsoft. el ejecutivo Steve Guggenheimer en 2016, Michael Jordan el otoño pasado y Pinault, Robbins y Suh a principios de este año.

“La tecnología es la nueva vanguardia en la moda”, dice Robbins sobre su creencia en Muzik, “y creo que cada vez veremos más de eso”.

Es cierto que Muzik no es la primera compañía de audífonos que combina el audio con la moda. Beats ha colaborado con Balmain, Fendi y Alexander Wang. Pero esos fueron experimentos únicos, no una conexión permanente con un gigante de lujo como Kering.

Para Hardi, el viaje de Muzik llegará más allá de la fabricación de productos cuyo objetivo principal es reproducir música. Ahora que es socialmente aceptable, incluso moderno, usar un par de audífonos con estilo en casi cualquier lugar, Hardi y sus inversionistas piensan que es el momento adecuado para que un par tecnológicamente habilitado reemplace, o al menos aumente, las capacidades de un teléfono inteligente.

“Estamos construyendo lo que finalmente podría ser uno de los dispositivos conectados más potentes del mundo”, dice. “Se conectará a todas las aplicaciones.Y tendrá herramientas para que los desarrolladores aprovechen su tecnología”.

Y ahora, algunos de los nombres de lujo más codiciados del mundo están destinados a adornar el exterior, y la primera de las nuevas ofertas de Muzik se lanzará este verano. Forbes estima que los ingresos anuales recientes rondan los 2,000 mdd; la compañía espera “rondar las ocho cifras” el próximo año. ¿Pero los consumidores descartarán cientos de auriculares relativamente desconocidos solo por una marca elegante y una tecnología que ya existe en sus teléfonos inteligentes?

“Todavía no es evidente para mí que la gente quiera todas estas características en unos audífonos o que sepa cómo usarlas”, dice el analista de tecnología de consumo Ben Arnold de NPD Group. “Aún es un poco temprano para eso”.

Y para los 70 mdd en dinero inteligente, eso es música para los oídos.

 

Siguientes artículos

Jefe de comunicaciones y política pública de Facebook dejará su cargo
Por

Schrage fue el encargado de liderar la respuesta de la red social a un escándalo sobre privacidad e intromisión en elecc...