La Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados (Canirac) llamó este lunes a un cacerolazo con el lema “Abrimos o morimos”, para exigir a las autoridades de la CDMX que se les considere como industria esencial y se les permita dar servicio de comedor.

En un comunicado, la representante de los restaurantes en urgió a que se permita su apertura con servicio en los locales en la Zona Metropolitana, por lo que este lunes realizarán una protesta en la Plaza del Seminario, en el Centro Histórico capitalino, a la que convocaron a colaboradores de todas las áreas de los restaurantes: comedor, cocina y administrativos.

“A pesar de que la industria restaurantera es parte esencial de la economía de México, el gobierno de la Ciudad de México decidió mantener el semáforo rojo sin permitir la apertura de los restaurantes”, acusó.

También lee: 8 de cada 10 restauranteros quebrarían en las siguientes semanas: Canirac

El 18 de diciembre pasado, las autoridades capitalinas implementaron el semáforo rojo en la CDMX mientras que el gobierno del Estado de México tomó medidas análogas para frenar los contagios de Covid-19.

Entre protestas de restauranteros que acusaron que verían afectadas sus ventas apenas en vías de reducción de pérdidas y Canirac estimó que incluso el 80% de los negocios podrían quebrar, en ese momento se previó que las medidas se mantendrían al menos hasta este 10 de enero; sin embargo, el viernes pasado, las autoridades de ambas entidades extendieron al menos una semana más la medida ante la alta ocupación hospitalaria en la zona.

Para este domingo, el promedio nacional en este rubro alcanzó 57%, mientras que CDMX y Edomex lideraban el listado nacional con ocupaciones de 92 y 82% respectivamente. Las autoridades sanitarias recomiendan que al menos se tenga 30% de camas libres para evitar la saturación de los servicios de salud.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Los restaurantes han sido uno de los sectores más afectados con la pandemia de Covid-19, pues se vieron obligados a cerrar por completo el consumo en comedor y solo pudieron ofrecer sus productos para llevar o en envío por plataformas durante casi 4 meses entre marzo y junio.

Para julio, los establecimientos en la Ciudad de México pudieron regresar a operar pero con restricciones de aforo de entre 30 y 40% en semáforo naranja y en un principio, con mesas apenas para 4 personas y en espacios sin música, venta de alcohol ni permiso para fumar incluso en áreas abiertas.

Con el paso de los meses, las autoridades flexibilizaron las medidas hasta diciembre pasado, cuando los casos en el centro del país alcanzaron niveles incluso superiores a los máximos reportados en los primeros meses de la pandemia.

A finales de 2020, la Canirac estimó que para fin de año habrían cerrado 122 mil restaurantes que se traducen a una pérdida de 450 mil empleos directos en el sector restaurantero.

Hasta noviembre, en la Ciudad de México y Zona Metropolitana han cerrado definitivamente 13,500 establecimientos, a causa de las restricciones hacia el sector.

De acuerdo al último reporte de la Canirac sobre el estado de la industria restaurante, en México existen más de 515,000 establecimiento dedicados a la preparación de alimentos, y bebidas alcohólicas y no alcohólicas.

De ese total, son cinco entidades las que concentran más del 40% de los negocios del sector: Estado de México (11.24%), Ciudad de México (9.94%), Jalisco (7.51%), Veracruz (6.70%) y Puebla (5.35%).

El sector restaurantero, de acuerdo con la Canirac, es responsable de aportar 15.3 % del Producto Interno Bruto Turístico y del 1.3 % al PIB Nacional.

 

Siguientes artículos

Hyundai
Apple y Hyundai planean asociarse para producir autos eléctricos
Por

La producción de estos autos comenzaría, según medios coreanos, en 2024, sería en Estados Unidos en la planta de KIA, co...