Volkswagen extenderá el paro de actividades en México hasta el 30 de abril, informó esta tarde la automotriz alemana.

En un comunicado, mencionó que en línea con las medidas por la declaratoria de emergencia por fuerza mayor debido a la proliferación de casos de coronavirus Covid-19 en el país, buscarán que sus trabajadores puedan mantener el distanciamiento social.

“El paro temporal de actividades, que se comunicó el pasado día 20 de marzo y que contemplaba el periodo del 30 de marzo al 12 de abril, se extenderá y concluirá hasta el día 30 de abril, lo anterior a reserva de que esta información pueda ser modificada por las autoridades competentes”, se lee en el mensaje.

Además, puntualizó que se mantienen las actividades para quienes pueden colaborar desde casa.

En el periodo del 30 de marzo al 30 de abril, Volkswagen se comprometió a mantener el pago íntegro de los salarios de todos los trabajadores

“Buscará los mecanismos de ley que nos permitan mitigar este enorme esfuerzo financiero, intentando en todo momento mantener, en la medida de lo posible, las fuentes de empleo que generamos en nuestras instalaciones de Puebla y Guanajuato, tanto de manufactura como administrativas y comerciales”, enfatizó.

El martes, la estadounidense Ford informó de la suspensión indefinida de sus actividades en las plantas y armadoras en la región de Norteamérica a causa del coronavirus.

El pasado lunes, autoridades federales declararon emergencia por la expansión del coronavirus en el país, por lo que llamaron a suspender las actividades no esenciales, es decir, que solo operaran las empresas con actividades relacionadas con la salud, seguridad pública y justicia, programas sociales, servicios básicos, de transporte y financieros, así como el abasto para la supervivencia y la higiene.

También lee: Empresas que intenten privar de salario a trabajadores, ‘se van a estrellar’ con la ley: Ebrard

 

Siguientes artículos

pesca
Coparmex califica de duro golpe eliminación del estímulo fiscal a la pesca
Por

La Coparmex clasifica la medida como un retroceso para las empresas pesqueras