La correlación directa con la economía seguirá siendo la principal variante para que la banca otorgue más créditos a mejores tasas, pese a las recomendaciones para mejorar competencia en el sector.

 

 

 

Uno de los tres factores que impiden tasas de interés más bajas es la alta concentración del sector bancario en México. Fomentar la competencia entre los prestadores es una forma de ayudar a que la oferta de créditos sea más amplia y menos costosa.

Así lo ve la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), que en una evaluación de competencia del sistema financiero, encargada por el Congreso de la Unión, señala que “faltan incentivos y apetito de los intermediarios financieros para atraer clientes, vía mejores términos y condiciones de sus productos y servicios”.

Las recomendaciones que emite el ente antimonopolios, junto con la reforma financiera aprobada el año pasado, buscan que las instituciones capten más clientes, con lo que habría mayor inclusión financiera y desarrollo.

Pero, aunque la regulación en el sector sea más efectiva, la principal variable por la que los bancos otorgan mayor crédito a mejores tasas sigue sin cambiar: el crecimiento económico. El índice de morosidad en la cartera de crédito de la banca muestra la debilidad por la que ha pasado el país en 2013 y la primera mitad de 2014. ¿Ni con más regulación habrá más créditos?

 

Banca ‘satisfecha’

Uno de los problemas que diagnosticó la Cofece es la “limitada movilidad por parte de los acreditados para cambiar de oferentes de crédito al consumo y de crédito hipotecario. Los acreditados pudieran estar atados a términos de contratación desventajosa, con altas tasas de  interés o comisiones o condiciones inflexibles de plazo o formas de pago”.

La firma de inversión KKR refiere en un análisis que la concentración del sector bancario no es inusual en varios países latinoamericanos, pero sólo en México el 60% de los préstamos bancarios se originan en subsidiarias mexicanas de grandes bancos extranjeros.

El análisis agrega que el país requiere una actualización importante en su sistema bancario, “que actualmente aparenta estar satisfecho realizando préstamos sólo a los prestatarios de la más alta calidad”.

Accival, la casa de bolsa de Banamex, considera en un reporte que las recomendaciones que hace la Cofece al sector no afectarían los márgenes de ganancias de los bancos.

 

Relación directa

En la hipotética situación de que se adoptaran las medidas que recomienda el sector para mejorar la competencia y la oferta de productos y servicios hay otro elemento relacionado directamente con la otorgación de créditos que no depende precisamente del sector.

Carlos Fritsch, director general de Prognosis y economista de Grupo Financiero Interacciones, señala que hay una relación directa entre la actividad económica y el otorgamiento de crédito, por lo que las tasas a las que prestan los bancos bajarían cuando se vea un crecimiento económico más sustentable.

México creció sólo 1.1% en 2013, mientras que para 2014 el gobierno espera una expansión de 2.3% del Producto Interno Bruto (PIB).

Esta situación también se refleja en los saldos vencidos de los créditos que otorga la banca. El Índice de Morosidad (Imor) de la cartera de crédito total de la banca subió a 3.35% en mayo desde 3.08% en igual mes del año pasado. Sólo en la cartera de tarjetas de crédito, el Imor en el mismo mes fue de 5.5%, su nivel más alto en tres años, de acuerdo con datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

Aunque no hay un riesgo sistémico, Carlos Fritsch, de Interacciones, indica que el aumento de la morosidad “es un reflejo de la debilidad económica del país, por la poca actividad económica y creación de empleos”.

 

Falla ‘plomería’ económica

El analista del banco indica que un crecimiento de 4% ayudaría en la expansión del crédito en el país. Esto podría ocurrir en 2015, cuando se prevé una recuperación más fuerte de la economía.

Por otro lado, esto podría tardar más en llegar. El Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé en sus perspectivas globales para la economía un crecimiento de 3.5% para México en 2015, la misma cifra que proyecta el Banco Mundial para el país. El crecimiento de 4.0% llegaría hasta 2016, según el organismo.

KKR sostiene en un análisis que “si el crédito está demasiado estancado o no se está asignando adecuadamente, es porque la ‘plomería económica’ necesaria para sostener el crecimiento probablemente está averiada”.

Para que el crédito circule mejor y más barato, no bastará con regulación; también la ‘tubería’ económica necesita reparación.

 

 

Siguientes artículos

Las dos caras de la moneda informativa / II
Por

Comentarios recibidos coinciden en que la moneda mostró más la cara en torno a los medios de comunicación que a las agen...