Su posible resurrección luce desafiante. En 2015 termina la prohibición que tenía Nokia para vender teléfonos móviles, tras un acuerdo en 2013 con Microsoft.

 

Hace alrededor de 15 años regalamos de cumpleaños a mi padre un teléfono celular, poco más pequeño que un tabique, pero era el más moderno en aquel 1999. Ofrecía mejoras considerables con relación a los teléfonos fijos y nos conectaba con el futuro. La marca era Nokia. Poco después me di cuenta que la marca, de origen finlandés, dominaba con amplitud el creciente mercado de teléfonos móviles.

Por aquellos años, principios de 2000, Nokia aportaba al PIB finlandés el 4% y un orgullo que difícilmente podía medirse. La empresa, fundada en 1865, era pieza clave para entender la innovación de ese pequeño país nórdico.

PUBLICIDAD

Todo cambió con la llegada de los smartphones. Nokia vio cómo su reino se derrumbaba bajo su competencia, primero ante BlackBerry y sus “oficinas móviles”, y después cedió ante la innovación de iPhone, Samsung, Motorola, LG, Sony y otros más. Ya para 2011, en plena caída libre, Nokia pasaba a aportar menos de 0.5% del PIB finlandés. Las cartas parecían echadas.

 

El golpe

Una súbita noticia llegó en septiembre de 2013. Microsoft anunciaba, desde sus cuarteles generales en Seattle, la compra de Nokia, que ya para entonces reportaba pérdidas considerables, en torno de 7,200 millones de dólares anuales.

 

Desplome bursátil

En poco menos de 20 años, de diciembre de 1994 al 20 de abril de 2015, la acción de Nokia pasó de 150 a 7 dólares. (Prodigy MSN)

En poco menos de 20 años, de diciembre de 1994 al 20 de abril de 2015, la acción de Nokia pasó de 150 a 7 dólares. (Fuente: Prodigy MSN)

“Pero más que la importancia económica de Nokia, lo que realmente pesa en la mente de los finlandeses es el final simbólico de una empresa que, surgida de una capital provincial de un país de algo más de cinco millones de habitantes, se convirtió en un coloso global capaz de codearse con las grandes empresas tecnológicas de Japón, Alemania y Estados Unidos”, escribió el diario español El País en 2013, tras conocerse la adquisición por parte de la empresa estadounidense. Y aún no tocaban fondo.

En julio de 2014, Microsoft anunció el recorte de 12,500 empleados de Nokia. El golpe al orgullo finlandés fue contundente. “Esto se hace muy difícil desde el punto de vista humano”, dijo el primer ministro de Finlandia, Alexander Stubb, tras conocer la noticia.

 

Regresa un coloso

Muchas cosas han cambiado en 2015. Notas de prensa revelaron este abril que Nokia Technologies, una de las tres divisiones que no fueron vendidas a Microsoft en la adquisición de 2013, y que cuenta con más de 10,000 patentes, planeaba su regreso a los móviles, a las tabletas y a la realidad virtual en 2016. Y hay más piezas del rompecabezas.

Aunque no se conocen detalles de cómo sería el eventual regreso de Nokia al dinámico mercado de móviles, la finlandesa dio algunas señales, justo días antes. Anunció la adquisición de la totalidad de las acciones de su rival francesa Alcatel-Lucent, en una operación valorada en 15,600 millones de euros, equivalente a 16,660 millones de dólares. La empresa de Helsinki informó que crearía un gigante con cerca de 114,000 empleados y 26,000 millones de euros de facturación, equivalentes a 27,700 millones de dólares. La compra dará como resultado Nokia Corporation, con sede en la capital de Finlandia, y será el segundo mayor fabricante mundial de redes de telefonía móvil en términos de ventas del mercado, sólo por detrás de la sueca Ericsson.

“Juntos, Alcatel-Lucent y Nokia, tienen la intención de liderar la próxima generación de tecnologías y servicios de redes”, afirmó el consejero delegado de Nokia, el indio Rajeev Suri.

La posible resurrección de Nokia al mercado móvil luce desafiante, pues lo haría poco después de que finalice la prohibición de lanzar un celular Nokia a finales de 2015, como quedó cerrado en el acuerdo de la división de teléfonos que compró Microsoft.

Ahora falta ver si los años en los laboratorios, la experimentación y las recientes adquisiciones le bastarán al orgullo finlandés para enfrentar a extraordinarios rivales en el ring de la telefonía móvil.

 

Memoria RAM: Google modificó hace unos días su algoritmo para que las páginas ‘mobile-friendly’ se posicionen mejor. Es decir, en sus resultados de búsqueda móvil, el buscador ahora privilegiará las páginas que se ajustan. Un buen anuncio que beneficia al usuario.

 

Contacto:

Twitter: @paconazifh

Instagram: nazifh

Sitio web: Me viene muy bien

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Monterrey VI: mentiras y verdades de una lucha por el agua
Por

El Acueducto Monterrey VI es uno de los proyectos más controvertidos en los últimos meses. La necesidad de suministrar a...