La victoria de Donald Trump en las elecciones de Estados Unidos es un recordatorio de porqué los efectos distributivos en la economía importan, de porqué quién gana y quién pierde en la economía tiene efectos reales sobre la vida democrática de los países y que no podemos seguir pensando la globalidad ni la estructura económica de los países de la misma forma. Es un error separar los efectos económicos de sus consecuencias políticas de largo plazo.

Tomando en cuenta lo anterior la atención del mundo se ha situado en que ocurrirá en la administración de Trump y ha tornado el entorno de la pública en un mar de incertidumbre y especulación, sin embargo, no es momento sobre todo para las economías emergentes como México de caer en un alarmismo desmedido, es tiempo de pensar nuestra economía en función de la información con la que contamos y estar atentos a algunos desarrollos que pudieran ocurrir con sus posibles efectos económicos.

Estos son algunos puntos a considerar sobre los efectos de corto plazo y sucesos a los que debemos prestar atención.

  1. La volatilidad cambiaría va continuar, lo cual hace previsible  que eventualmente Banxico tenga que intervenir con un alza de tasas. Si no ocurre  algún anuncio escandaloso -como que se reiterara la intención de salir de NAFTA- el tipo de cambio no debería tener una sobre reacción tan grande, es decir se debería mantener alrededor de los 20 pesos, esto si pudiera llegar a generar el traspaso a precios.
  2. La incertidumbre que existe en la economía internacional hará más cautelosas las decisiones de inversión haciendo los flujos financieros más escasos e incluso puede causar en alguna medida una reversión de los flujos de la IED. El efecto que esto puede suscitar -además de cambiario- puede hacer que se deteriore más rápido el déficit de la cuenta corriente y hacer más difícil que se financie con la cuenta de capitales, el efecto puede ser un mayor déficit en la balanza de pagos, lo cual puede llevar al gobierno a implementar una mayor consolidación fiscal.
  3. El efecto de los puntos 1 y 2 en su conjunto puede reflejarse en un menor crecimiento en el corto plazo, y un menor crecimiento en el PIB potencial en el largo plazo. Tasas de interés más altas pueden frenar el consumo interno -actual motor del crecimiento- en dado caso la estabilidad macro si puede deteriorarse significativamente.
  4. En gran medida estas dinámicas serán gobernadas por la incertidumbre, lo que Keynes llamaba “los espíritus animales”, no por los fundamentales de la economía. El verdadero impacto económico no lo podremos deducir hasta saber más sobre planes de gobierno y políticas públicas específicas, sin embargo, si existe un riesgo anticipado de que la economía de USA que se encontraba en recuperación detenga este proceso y en dado caso podría tener efectos adversos sobre nuestra economía, frenar un poco más el crecimiento aquí -vía menor demanda de exportaciones por el ciclo industrial en USA-. Hablar de una recesión en Estados Unidos a estas alturas es muy anticipado.
  5. Una cuestión muy curiosa a observar en el futuro es que ocurrirá con la Reserva Federal; es posible prever con alguna certidumbre que Trump no mantendrá a Janet Yellen al frente del banco central. Si así sucediera será de suma importancia conocer de qué forma conducirá la política montería quien quede a cargo por las implicaciones que puede tener en la normalización de la política montería en el mundo.
  6. Los tratados comerciales serán el centro de la incertidumbre pero es quizá donde menos cambios ocurran por la naturaleza de los mismos y los enormes intereses que están detrás de ellos y alrededor del enorme valor económico que tienen, no obstante, el TPP quizá si este muerto en cuanto a su relevancia, México y otros países podrían ratificarlo pronto pero su valor sería reducido y sus costos elevados.
  7. Los temas de largo plazo también son asuntos que será importante observar, sobre todo lo relacionado con los acuerdos climáticos, sobre todo el acuerdo con China y las tensiones geopolíticas en el mundo. Sin embargo, es importante considerar que  estos temas tienen aún más incertidumbre y esta no se disipará hasta que inicie la nueva administración.
  8. Es importante que aprovechemos el momento para repensar la economía en el país y la importancia que tienen la desigualdad y los perdedores de los procesos de globalización en el mundo y el rol que tiene el estado en compensar a los perdedores para que se garantice la igualdad de oportunidades y una vida democrática plena. Releer los trabajos de Dani Rodrik, Branko Milanovic, Barry Eichengreen, John E. Roemer, Angus Deaton, Jacob Hacker, entre otros que pueden servir para darnos luz y entender cómo suceden estas cosas y que las causa, que fenómenos están detrás.
  9. Es importante recordar que el pánico nunca ha sido un buen consejero en la economía, la gente se debe dar cuenta de la situación de incertidumbre que existe y debe manejarla sin caer en alarmismo. En estos momentos hay más cosas inciertas y lo que menos se necesita es una profecía auto-cumplida. Hay que evitar asumir demasiado y procurar ser prudentes en la formación de expectativas.

Muchos otros puntos son importantes más allá de lo económico, como la situación de los derechos civiles, el avance de la extrema derecha en el mundo y sus implicaciones en nuestros propios debates, pero al menos en lo económico debemos esperar a saber más, reflexionar más y no caer en la tentación del miedo o la depresión.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @DiegoCastaneda

Publicidad

 

 Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

tipo-de-cambio-peso-dolar
Dólar sube a 20 pesos en menos de 24 horas
Por

En ventanillas el dólar se vendió a 20.20 pesos en Banamex, a 20.35 pesos en Bancomer, a 20.28 en HSBC y 20.20 en Santan...