El Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA) aprobó el pasado miércoles 18 de julio una resolución para condenar las violaciones a los derechos humanos y rechazar un proyecto que condena a grupos opositores que tratan de legitimar sus acciones criminales mediante el Diálogo Nacional en Nicaragua.

Estas acciones van desde operaciones armadas contra la población civil y policías, coludidos por grupos internacionales de crimen organizado y terrorismo, para desestabilizar al Estado de Nicaragua.

El consejo estuvo presidido por Rita Hernández, embajadora de Costa Rica, y fue impulsada por ocho países, quienes exhortan al Gobierno de Nicaragua a que abran el diálogo nacional para generar soluciones pacíficas y sostenibles.

PUBLICIDAD

En el documento se exige poner alto a los actos de violencia, represión y abusos por parte de la policía y grupos parapoliciales contra los nicaragüenses, dar con los responsables de la violencia, a través de los procedimientos legales correspondientes y el desmantelamiento de los grupos parapoliciales.

Además, la OEA condena también los ataques contra el clero, el hostigamiento a los obispos católicos que participan en el Diálogo Nacional, los actos de violencia en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN), la sede de Caritas y otros manifestantes pacíficos.

Linyi Baidal, ministra consejera expresó que el gobierno de Costa Rica no se siente satisfecho con el proyecto de resolución ya que la situación de Nicaragua se sigue deteriorando.

Puedes leer: Así golpea la crisis en Nicaragua al turismo

“Jóvenes estudiantes, hombres y mujeres sencillos y trabajadores siguen siendo víctimas mortales de la represión y la barbarie. No, no son terroristas como se les ha querido calificar”, agregó la funcionaria.

Más de trescientas personas han muerto en los últimos tres meses, desde que las movilizaciones comenzaron y que empeoraron por el paro laboral del último fin de semana en Nicaragua.

“Seguiremos alzando nuestra voz en defensa de un pueblo que vive una de las peores y más sangrientas represiones y hasta que la razón y el buen juicio regresen a Nicaragua y su gobierno dé marcha atrás a esta oleada de violencia y represión”, indicó la vicepresidenta y canciller de la República, Epsy Campbell.

Además, hace un llamado a las autoridades nicaragüenses para fortalecer las instituciones democráticas, a través de las recomendaciones de la Misión de Observación Electoral de la OEA, y que apoye un calendario electoral acordado conjuntamente en el contexto del proceso de Diálogo Nacional.

Este 19 de julio se celebra el triunfo de la Revolución Sandinista, un movimiento que se inició para acabar con el abuso y la represión del gobierno contra su pueblo, y que se está repitiendo después de casi 4 décadas.

En él hubo desapariciones forzadas; detenciones arbitrarias; intimidaciones contra manifestantes, medios de comunicación, jóvenes estudiantes, defensores de los derechos humanos y miembros de la Iglesia Católica.

 

Siguientes artículos

Ecopetrol trabaja a toda marcha para elevar su producción
Por

El plan de Ecopetrol incluye perforar 620 nuevos pozos y aumentar su producción a 725,000 barriles promedio diarios.