La popular formación rocosa conocida como El Arco de Cabo San Lucas presenta fracturas en su base, lo que ocasionaría que un huracán categoría cuatro podría derribarlo, de acuerdo con especialistas.

Un huracán de la magnitud de Odile que golpeo a Los Cabos en 2014 podría causar una de las mayores catástrofes medioambientales del país.

“Está compuesto de una roca muy dura que se llama granito; pueden ser varios kilómetros en volumen de roca sólida, y lo que estamos viendo sobre el mar es como la punta del iceberg”, comentó Enrique Navageólogo investigador del Centro Interdisciplinario de Ciencias Marinas (Cicimar) en La Paz.

El Arco de Cabo San Lucas es una masa granítica muy grande, y con una antigüedad entre 13 y 15 millones de años, añadió el especialista.

En los últimos años, geólogos investigadores se han percatado de algunos cambios en la estructura de la formación rocosa, como el biólogo y buzo, Benigno Guerrero.

“Ya se sabe que está fracturado. Esto para por las condiciones de intemperie, humedad, sol, el viento que viene, con la briza empieza a generar erosión en las piedras. En la estructura interna del Arco ya existen fracturas”, comentó Guerrero.

Al respecto, Javier Gaytán Morán, catedrático de la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS), sostuvo que gran parte del riesgo se debe a la erosión y la fuerza del oleaje, por lo que indicó que se trata de una roca fracturada por la naturales. Además puntualizó que no se tiene una fecha precisa sobre el hecho.

Con información de El Universal y EFE.

Te recomendamos: 

Medio ambiente está tan contaminado que ni plantar árboles ayudará

 

Siguientes artículos

Con el solsticio de verano llega el día más largo del año y la temporada más cálida
Por

De acuerdo al astrónomo yucateco Eddie Salazar Gamboa, la luz del astro rey durará algo más de 13 horas, en tanto el eve...