La reinvención de un clásico requiere de respeto e imaginación, dos elementos que saltan a la vista en la versión 2015 del icónico 911.

 

Por Hannah Elliott

 

PUBLICIDAD

El nuevo 911 Targa es un viaje en carretera de vuelta a 1965, el año en que Porsche reveló su nuevo y cool diseño de techo en T.

La versión 2015 es un auténtico regreso al original. En los años recientes el Targa se había convertido en algo más que un 911 con un quemacocos gigante. Esta versión combina un parabrisas trasero limpio y redondeado con un toldo plegable de tela que se guarda detrás de los asientos para preservar su irónica silueta. ¿Que si es rápido? El techo se retrae en 19 segundos exactos.

Ahora que lo pienso, el Targa fue fabricado completamente con la velocidad en mente: el Targa 4S, de 117,195 dólares (400 caballos de fuerza en un motor de seis cilindros) llega a 100 kilómtros por hora en 4.4 segundos o 4.2 segundos con la opción Sport Chrono. Lo retro nunca se vio tan bien.

p2p1 p3 p4

 

Siguientes artículos

Simplificar, la estrategia para ganar en el mercado de lujo
Por

En su última visita a la Ciudad de México, rodeado por decenas de máquinas del tiempo, Xavier Nolot, CEO de Audemars Pig...