Tras el anuncio de inyección de capital de más de 73,500 millones de pesos (mdp) a Petróleos Mexicanos (Pemex), el director de la empresa estatal, José Antonio González Anaya; y el Secretario de Hacienda, Luis Videgaray, se reunieron con inversionistas y agencias calificadoras en Nueva York para mostrarles una estrategia de alianzas y asociaciones en proyectos que aumenten la rentabilidad de la empresa.

Durante su gira en Nueva York, González Anaya se reunió con directivos de las calificadoras Standard and Poor’s, Moody’s y Fitch, así como con las entidades financieras Goldman Sachs y JP Morgan.

PUBLICIDAD

Además, González Anaya y Videgaray tuvieron dos encuentros con inversionistas enfocados en América Latina para ratificarles el respaldo del Gobierno federal a Petróleos Mexicanos con la inyección de capital, además de aligerar la carga tributaria, que le ahorrará 50,000 millones de pesos este año.

“En las reuniones, los inversionistas mostraron interés por las medidas adoptadas para encarar el entorno actual de la industria petrolera y las posibilidades de alianza con la empresa productiva del Estado”, dijo Pemex en un comunicado acerca de las reuniones.

Después de que Moody’s rebajó la nota crediticia de Pemex el pasado 31 de marzo y dio una advertencia a la de México al ponerla en perspectiva negativa, el gobierno federal tuvo que dar una señal de credibilidad a los mercados y que apoyará a la empresa, agobiada por la caída del precio del petróleo, un declive en producción y deudas con proveedores.

“Esto es un alivio financiero y de credibilidad, no salvará a Pemex. Pero si no hay credibilidad, no hay acceso a los créditos ni podrá negociar con los proveedores”, comenta Ramses Pech, analista del sector energético para Caraiva y Asociados.

Cuando bajó su calificación el pasado 31 de marzo, Moody’s dijo que Pemex tiene deuda con vencimiento en 2016 por 11,700 millones de dólares (mdd). Además, espera que la empresa productiva del Estado gaste alrededor de 4,500 mdd en intereses y 12,500 millones en gastos de capital.

Para acceder a la ayuda prometida de 73,500 mdp, Pemex debe reducir su deuda financiera y con proveedores en la misma proporción.

Moody’s dijo el pasado 14 de abril que, pese a que la inyección de capital es positiva, el riesgo crediticio de la petrolera estatal seguirá siendo alto en la medida de que los precios del crudo sigan bajos y la producción continúe su declive.

 

Siguientes artículos

Precio del limón seguirá elevado durante próximas semanas
Por

El precio del limón sin semilla registró un alza de 13.64% en relación a la semana anterior, además reportó un aumento d...