Por Kathy Lien | Investing.com

Septiembre se ha convertido en un mes en el que la política eclipsa fácilmente la economía. Las carreras políticas del primer ministro Boris Johnson, Justin Trudeau y ahora del presidente de Estados Unidos Trump están en juego. Los problemas de los líderes de sus países dieron lugar a un gran debilitamiento de la libra y el dólar canadiense.

Pero en el caso de Teflon Don, el dólar estadounidense, las acciones y el rendimiento de los bonos del Tesoro subieron a pesar de una investigación formal para el proceso de destitución del presidente de Estados Unidos. Aunque los mercados cayeron al principio, rápidamente se dieron cuenta de que la posibilidad de que Trump fuera expulsado de su cargo es extremadamente escasa. A los inversionistas también les gustó lo que vieron en la transcripción reconstruida de la llamada telefónica Trump-Ucrania.

El presidente de Estados Unidos había prometido inicialmente una transcripción completa sin redactar la llamada, pero en su lugar, la Casa Blanca publicó un “memorando de conversación telefónica” que “no era una transcripción literal”, sino más bien “notas y recuerdos de la Sala de Crisis del personal que estuvo presente. Los inversores aplaudieron la noticia porque les pareció que, aunque la transcripción muestra a Trump pidiendo a Ucrania que investigara a Biden y el servidor DNC, no se mencionaba un quid pro quo que llevara a una investigación criminal.

Los activos estadounidenses también se beneficiaron de las declaraciones del presidente Trump que dijo que el acuerdo comercial con China podría suceder antes de lo que creemos. Aunque algunos analistas sostienen que el juicio público restringe la legislación y perjudica las posibilidades de un acuerdo comercial, Trump ha mencionado muchas veces los avances positivos en la cuestión comercial como distracciones de la incertidumbre política y financiera de los mercados y hay bastantes probabilidades de que esté ocurriendo lo mismo.

Lee: Por qué fracasará el ‘impeachment’ contra Trump

La idea de un “miniacuerdo” se ha lanzado estos últimos dos meses y éste podría ser el “momento perfecto” para que esas conversaciones avancen. El USD /JPY interrumpió una racha de cuatro días a la baja y subió considerablemente ante esta posibilidad, pero los dólares australiano y neozelandés deberían ponerse al día también.

Los dólares australiano y neozelandés descienden frente al billete verde pues el mercado considera que el protagonista es el dólar estadounidense. Por lo general, los inversores tardan unos días en sopesar todas las implicaciones. El dólar neozelandés se ha visto lastrado por unas débiles cifras comerciales y unas prudentes previsiones por parte del Banco de la Reserva. Aunque el NZD/USD ha subido después de que el banco decidiera mantener inalterados los tipos de interés, el anuncio de política monetaria fue prudente.

El Banco de la Reserva de Nueva Zelanda dijo que hay margen para más estímulos monetarios si fuera necesario e indicó que no había cambios en las previsiones sobre la política monetaria. El déficit comercial se amplió hasta -1,560 millones en agosto, más del doble del balance de -700 millones de julio. El descenso se debió a un considerable descenso de las exportaciones y al aumento de las importaciones. La disminución del suministro de petróleo crudo jugó un papel importante en el descenso, pero las exportaciones de leche en polvo, mantequilla y queso siguen siendo robustas.

Estos datos nos dicen que la demanda de exportaciones de alimentos sigue siendo fuerte a pesar de suavizar el crecimiento mundial.

Mientras tanto, el EUR/USD cerró la sesión de Nueva York por debajo de 1.0950 por primera vez desde mayo de 2017. Si bien no se han publicado informes económicos relevantes este miércoles, el continuo debilitamiento económico de la zona euro y el repunte generalizado del dólar estadounidense fue la gota que colmó el vaso del euro.

Al comienzo de la semana, decíamos que el par EUR/USD se dirigía hacia el nivel de 1,09. Ha llevado algún tiempo que el impulso oscile de esa manera, pero el par parece ir camino de ese objetivo ahora. La libra también cayó más de 1% frente al dólar. Aparte de la demanda de billete verde, el par GBP/USD sufre la incertidumbre en torno al Brexit. Aunque el primer ministro, Boris Johnson, dice que es “prudentemente optimista”, el primer ministro irlandés dijo que la brecha entre el Reino Unido y la CE seguía siendo “muy amplia”, una señal de que no ha habido avances importantes en las negociaciones del Brexit.

 

Siguientes artículos

Mano dura para el evasor; paciencia para cumplidos: las dos caras del SAT
Por

'Queremos ver un fisco que oriente, facilite y ayude al cumplido, porque el país se sostiene de los cumplidos', señaló l...