Por Rodrigo Galván de las Heras*

“No es lo mismo borracho que cantinero” dice el dicho y es que después de un año de gobierno se fue el candidato y llegó el presidente. Por primera vez desde que es figura pública, AMLO se convierte en autoridad y no en el crítico de la misma. Hoy ya son sus acciones de gobierno las que la gente evalúa y no las de los gobiernos anteriores. A partir de este momento, ya se le calificará con base en sus resultados y no en la forma de criticar los de los demás.

La popularidad de un gobernante no es más que el margen de acción que se tiene para tomar decisiones impopulares, y después de un año de gobierno y, a pesar de Culiacán, AMLO sigue teniendo buenas fichas para negociar. En De Las Heras Demotecnia realizamos una encuesta en la que el dato más relevante es que hoy el gobierno de la 4T cuenta con un 68% de aprobación. Desde el momento en que este dato se hizo público he escuchado todo tipo de comentarios: “está muy alto para tanta tontería que ha hecho” o “está perdiendo poder, ya empezó la caída”, cada quién ve el número desde donde está parado o más bien desde la empatía que se tenga con el personaje. Sin embargo, los números son objetivos y cuando siete de cada diez mexicanos aprueban tu gestión, el balance es positivo; pero también es cierto que de 80% a 68% hay una pérdida que indica que no todo es perfecto. 

El gobernante ideal para los mexicanos sería alguien que fuera honesto, cercano a la gente, con experiencia y que además no se dejara manipular por nadie. ¿Conocen a alguien así? Pues según los mexicanos éstas son las características que mejor describen a Andrés Manuel López Obrador. Durante casi 20 años hemos visto un producto, si se vale el término, cuyas virtudes han sido claramente posicionadas en la mente del consumidor y con defectos perfectamente vacunados y controlados. Hasta hoy el peso del gobierno lo trae este producto, nos lo promocionan todos los días y nos recuerdan por qué lo compraron treinta millones de mexicanos. Aprobarlo a él como gobernante no es otra cosa más que reafirmar la decisión de compra. 

Por otro lado, cuando medimos el trabajo del personaje las cosas no salen tan bien, quitando el combate a la corrupción, la cuarta transformación reprueba en todos los temas importantes para un país y sus gobernados. Economía, salud, educación, combate a la pobreza no llegan al 50% de aprobación, pero además, la seguridad está por debajo del 30% de aprobación. Los resultados del actual gobierno empiezan a hacerle daño a la figura del gran tlatoani. Hoy los mexicanos ya se atreven a cuestionar las políticas públicas de AMLO, ya no basta con echarle la culpa a los de atrás, los beneficios de cambiar de sistema deben llegar pronto porque los negativos empiezan a subir y la figura de una sola persona no será suficiente y el margen de gobernabilidad va a disminuir. 

Te recomendamos: En México la democracia ha avanzado, pero es costosa: CCE

Así pues, es como entendemos que, a pesar de la liberación de Ovidio Guzmán, de que la economía no despunta, de la desafortunada ayuda a Evo Morales y de los pésimos resultados en términos de seguridad, es que el gobierno de MORENA sigue con buenos números en la mayoría de las encuestas serias que son públicas. Sin embargo, si no se pasa rápido de los pretextos a los resultados, los números positivos empezarán a disminuir y con ellos el miedo de la oposición, el respeto internacional y lo más importante: la fe que millones de mexicanos depositaron hace un año en alguien que prometió que habría una transformación positiva para todos.

 

Contacto:

Twitter: @rodgalvan10

LinkedIn: Rodrigo Galván de las Heras

 

*El autor es Director General en De las Heras Demotecnia.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Recesión técnica llevará al incumplimiento de objetivos de campaña
Por

Una vez que el INEGI dio a conocer las cifras sobre crecimiento económico en 2019, se puede confirmar que el país entró...