Bien decía Jean Piaget cuando confirmaba que parte esencial del comportamiento humano radica en la conexión entre la sensación de incertidumbre y el accionar monotemático. Bajo esta premisa, durante 2020 el tema de conversación constante fue ‘pandemia’, en 2021 ‘vacuna’, que este 2022 se convierte en ‘inflación’.

Porque realmente todo está caro. Sin importar cuánto gane, dónde viva, a qué se dedique o su corriente política… la grandísima mayoría de los humanos hoy día piensa y experimenta a todo momento y sentido de qué se trata revisar el saldo de la cuenta o abrir su billetera para descubrir que el dinero ya no le alcanza como antes.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

De acuerdo con CEPAL, la inflación ponderada de América Latina en marzo 2022 bajo comparativo anual se registró en 7.5%, en Estados Unidos llegó al 8.5% (Bureau Labor Statistics), y el índice global de la Organización Internacional de Trabajo habla de una subida general de precios para el mes del 9.5%.

Entonces, hoy día cuesta casi un 10% más existir con relación a 2021. ¿Seguro? La carne cuesta casi el triple en Colombia, la gasolina duplica su precio en Estados Unidos, las facturas de gas superan el 350% en algunos países europeos, y los aguacates y chiles son 85% más costosos en México, citando ejemplos aleatorios.

Parece que los ciudadanos viven una realidad distante de lo presentado por expertos, que si bien hacen esfuerzos titánicos ponderando industrias y procesos, a veces olvidan que la especulación en calle también ‘hace de las suyas’, sobre todo en un continente donde según OIT un tercio del PIB proviene de la informalidad comercial.

¿Ya nos tienes en Facebook? Danos like y recibe la mejor información

Así las cosas actualmente usted se levanta cada día a trabajar con dedicación buscando una remuneración para construir porvenir (o sobrevivir) sólo para confrontarse con carestía, una situación emocional que de acuerdo con el American Psychology Association afecta la salud mental del 26% de estadounidenses.

Y si es esta la realidad del país líder económicamente, lo que pasa en América Latina donde la pobreza prima es ‘el pan de cada día’.

Habrá que aceptar entonces que más allá de materialismo, consumismo, o comunismo, la relación emocional con el dinero es contundente y más profunda de lo que cree, y la frustración relacionada con su des-uso / mal-uso puede generar expresiones como ausencia de sueño, abuso con el alcohol, descuido físico, o apatía.

Sigue la información de economía y negocios en Forbes Centroamérica

La vida este año se trata de carestía, pero vale tanto la pena apegarse al pasado? personalmente prefiero ver hacia delante, y siempre recordar que la resiliencia es la misiva del año del tigre además de ubicarse como parte esencial de la esencia cultural del latino.

Como consumidor, el objetivo para navegar la carestía debería enfocarse en encontrar una mejor relación ‘calidad / precio’, más allá de lograr el menor costo. No hay que privarse de experiencias o productos ‘Premium’, sino encontrar aquellos que sobresalgan a partir de sus gustos y expectativas. Con esto puede evitar culpas cuando crea que está gastando de más.

Como productor la meta será entregar productos y servicios que agreguen valor en comparación con la oferta promedio, afectando lo menos posible la estrategia de precios. Momento de activar estrategias que faciliten compra, generen imaginarios aspiracionales (palabra para retomar, lastimosamente) o impliquen economías de escala, siempre evitando el abaratamiento sistémico. La guerra de precios está a la vuelta de la esquina.

Sigue la información sobre los negocios y la actualidad en Forbes México

¿Cuándo termina el tren de inflación que sostiene este mundo donde prima la carestía? Según Deutsche Bank a finales de este año, sin embargo viene después en 2023-24 un colapso económico donde nacerá la siguiente recesión global. Más grandilocuente que 2008 y 2020 juntos, y basada en la ruptura de la burbuja del consumo entre USA, Europa y China, que creará un colosal castillo de naipes.

Tres años de tensión llevamos desde Covid.

Tres años de reinvención.

Tres años de innovación acelerada.

Recuerde que necesidad inspira oportunidad. Desde esta publicación lo invitamos a seguir adelante, convencidos que las historias de todos los que logren ganar en estos tiempos complejos tendrán la atención de los periodistas Forbes y los millones de personas que nos siguen. Gracias por eso. 

Suscríbete a Forbes México

Contacto:

*El autor es consultor global de negocios; enfocado en consumo masivo, estrategia competitiva, innovación, y prospectiva.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

FODA diagnóstico de salud para atender la enfermedad de la empresa familiar
Por

Si ya se ha superado la primera prueba (sobrevivir por sí sola), es momento de que la empresa se concentre en su siguien...