Por Allan Gorham

De acuerdo con el Informe del Mercado Mundial de Productos Farmacéuticos 2022 realizado por ReportLinker, se espera que el mercado farmacéutico global crezca de $1.4 billones en 2021 a más de $1.5 billones de dólares durante 2022, debido principalmente a que las empresas reorganizaron sus operaciones y se están recuperando del impacto de la pandemia de Covid-19.

En esa sintonía y en el contexto de la pandemia, las empresas farmacéuticas y biotecnológicas continúan innovando, no sólo en el campo de las valoraciones, diagnósticos y vacunas, sino también en términos de la ciencia utilizada para desarrollarlas. Naturalmente, esta innovación va acompañada de rigurosos requisitos legales y reglamentarios para que los productos farmacéuticos sean seguros y efectivos para el uso de los pacientes, pero también para los trabajadores que manipulan estos farmacéuticos.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Sin embargo, según algunas investigaciones del Journal of Toxicology and Risk Assessment, las pautas reglamentarias para proteger a los trabajadores de la exposición a productos químicos peligrosos en el trabajo no siempre se aplican de manera efectiva. Por poner un ejemplo: un estudio de la National Library of Medicine realizado en Canadá en 2019 demostró efectos adversos como toxicidad y efectos mutágenos (cambios en el ADN de las células) en personas que trabajan en el desarrollo de medicamentos antineoplásicos, que se usan para tratar el cáncer.

Este tipo de investigación confirma una tendencia que hemos visto en esta industria, donde las empresas además de estar enfocadas en la calidad de los productos que elaboran, evitando la contaminación, también buscan mejorar sus procesos internos en la elección adecuada de EPP para protección de sus colaboradores. A resultado de este cambio de cultura, veo una tendencia en las empresas a replantear el uso de prendas lavables, porque durante su vida útil se produce una disminución de la barrera protectora, por ejemplo con el desprendimiento de partículas y pérdida de repelencia.

¿Ya nos tienes en Facebook? Danos like y recibe la mejor información

Durante la investigación y desarrollo, así como la manufactura de productos farmacéuticos, los trabajadores están expuestos a productos químicos −incluidos ingredientes farmacéuticos activos (API)− productos intermedios y otros químicos como disolventes, catalizadores, ácidos y bases. Particularmente los API son los componentes clave de un fármaco y, en la mayoría de los casos, tienen perfiles de toxicidad graves. Además, en cada fase del proceso de fabricación de un producto farmacéutico hay diversos riesgos: quienes trabajan en maquinaria, producción o mantenimiento están expuestos a posibles cortes y descargas de arco eléctrico, mientras que al trabajar en extracción de solventes hay exposición a vapores y calor extremo, por nombrar solo algunos.

Para proteger a sus trabajadores, las farmacéuticas deben contar con protocolos que les permitan detectar los peligros para hacerles frente. La metodología de las 4P ) Predecir, Prevenir, Proteger y Proveer), ayuda a evaluar y prevenir los riesgos, al tiempo que aporta las soluciones para mantenerles seguros. La última línea de defensa, pero no por ello lo menos importante, es el uso de equipos de protección personal (EPP) adecuados para el tipo de riesgo y de máxima calidad.

Sigue la información sobre los negocios y la actualidad en Forbes México

Las compañías desarrolladoras de estos EPP generan nuevas tecnologías e innovaciones que deben cumplir o superar los requisitos que imponen las normatividades locales respecto al uso de uniformes de trabajo. Actualmente hay materiales que, por sus características inherentes, reducen considerablemente o incluso eliminan distintos tipos de afectaciones al organismo del trabajador.

Overoles, camisas, mangas, mandiles, cubre botas, guantes, capuchas y mascarillas contra riesgos químicos, térmicos o mecánicos son algunos de los EPP indispensables en los procesos de producción de un fármaco. Para que las personas puedan trabajar seguras y con comodidad, se requiere de telas hechas con fibras de alto rendimiento que, además de proteger, sean livianas y que la cadena de valor tenga un enfoque hacia la sustentabilidad, como es el caso de algunas industrias que ya reciclan la vestimenta utilizada en el proceso de fabricación de vacunas.

Sigue la información de los negocios en nuestra sección especializada

Hasta ahora, siguen siendo constantes los esfuerzos para proteger a los trabajadores de la industria farmacéutica de los riesgos en el lugar de trabajo: hace un par de décadas se creó la Conferencia Internacional sobre Armonización de Requisitos Técnicos para Productos Farmacéuticos de Uso Humano (ICH), una de cuyas misiones es verificar el cumplimiento de las pautas y normas de calidad de buenas prácticas clínicas, de laboratorio y de fabricación a nivel global.

Como buena práctica, hemos visto la industria farmacéutica busca capacitaciones técnicas periódicas con los fabricantes de EPP, asegurando que la fuerza laboral esté siempre al día con los estándares para el uso de los equipos.

Sigue la información sobre el mundo en nuestra sección internacional

En conclusión, para resguardar a quienes trabajan en la gran industria farmacéutica que continúa en crecimiento, se requieren equipos de protección personal con tecnología de vanguardia, el cumplimiento de todas las normas de seguridad en el trabajo y dar capacitación continua para adquirir conciencia de los cuidados preventivos que conlleva el manejo de sustancias peligrosas.

Al proteger a los trabajadores de los riesgos laborales, se lograrán lugares de trabajo más seguros y la confianza de que todos llegarán a casa a salvo.

Suscríbete a Forbes México

Contacto:

Allan Gorham, gerente regional de tecnología de DuPont Latinoamérica

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Realidad Virtual Metaverso
Metaverso y Comercio Electrónico: ¿qué es lo que viene?
Por

El metaverso no es un lugar específico o un tipo de tecnología. Se refiere a un cambio en la forma en que interactuamos...