Después de la sorpresiva (e incluso agresiva) compra de Twitter, se han formado muchas especulaciones del por qué un empresario como Musk podría interesarse en la red social, sobre todo cuando el rumbo de sus negocios parece enfilarse hacia otro lado.

En contexto, Twitter no es precisamente ni la red con más usuarios, ni la más popular, ni tampoco la de mayor crecimiento. De hecho, plataformas más jóvenes como Tik Tok han mostrado un crecimiento vertiginoso en un lapso bastante corto y la red de microblogging simplemente conserva desde hace varios años sus 300 millones de cuentas activas, nada despreciables, pero muy por debajo de los números de Meta, sólo por citar un ejemplo.

Lo que sí hay que notar es que si bien Twitter no es la red social más grande, sí es una de las más influyentes, puesto que en sus filas podemos ver a gobiernos, ONG, figuras públicas, medios de comunicación, periodistas, activistas y un largo etcétera de organizaciones y personas cuyo actuar es de interés público.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

De hecho, la red se ha convertido en una eficiente extensión de las oficinas de prensa de todas esas entidades, puesto que ha servido eficientemente para lanzar comunicados, fijar posturas, detonar conversaciones y compartir documentos. Así, Twitter se ha convertido en una especie de oficina de representación digital en la que se manejan asuntos públicos (y privados) y en la que se construye la agenda informativa del mundo.

La pregunta para qué quiere entonces Musk a una red como Twitter tiene una relevancia cada vez mayor y en ese sentido, podemos pensar en dos grandes respuestas.

La primera tiene que ver con el apuntalamiento de una economía digital enfocada en el metaverso. La promesa de una nueva manera de navegar en Internet de una forma mucho más inmersiva parece emocionar a los usuarios y a las empresas involucradas, aunque no necesariamente a los inversionistas, incluso Meta ha resentido esa desconfianza en el valor de sus acciones.

¿Ya nos tienes en Facebook? Danos like y recibe la mejor información

No obstante, Musk no es precisamente un intrépido aventurero. Si bien, es una compra arriesgada, es un hecho que podemos esperar un modelo de negocios mucho más eficiente basado en la mejora de los algoritmos de distribución de contenidos. En una plática TED el empresario sugirió que los algoritmos de Twitter deberían estar en GitHub de manera pública. Tal situación daría un halo de transparencia y refrescaría la no tan buena percepción de Twitter y la libertad de expresión.

Además, si Musk renueva Twitter y le proporciona un giro que pueda conectar con nuevas audiencias tendrá una puerta de entrada perfecta para la economía digital que vendrá en los próximos años, con un negocio cuyos algoritmos serían mejorados públicamente y con una fuerte presencia de criptomonedas y NFT.

La otra razón tiene que ver con la construcción de una agenda pública conveniente a Musk y sus intereses. No son pocos los gobiernos y ONG que por igual han señalado que la libertad de expresión en las redes sociales está acotada y que no existen suficientes garantías para los usuarios, puesto que más de una vez las plataformas han tomado decisiones de manera unilateral respecto a los contenidos.

Sigue la información sobre los negocios y la actualidad en Forbes México

Ello ha provocado serios debates en torno a la regulación de las redes que, sin embargo, no ha dado grandes frutos. En medio de esa discusión, Musk propone una red abierta y que garantice que los usuarios podrán expresarse libremente, lo que la haría muy atractiva. Pero no sólo eso, Twitter se ha convertido, como señalamos párrafos arriba, en una especie de repositorio digital de la agenda pública internacional. Ello le daría posibilidad al dueño de Tesla de poner sobre la mesa los temas que le interesan, ya sean políticos o económicos, además de darle el poder de sentarse a negociar incluso con algunos Estados. En otras palabras, la libertad de expresión entraría como un factor a jugar e intercambiar en la nueva economía digital que se avecina.

Sin duda, la situación que se avecina en torno a las redes sociales y la posibilidad de que los usuarios puedan expresar libremente sus ideas, se convertirá en uno de los activos más valiosos para las empresas digitales.

Suscríbete a Forbes México

Contacto:

Twitter: @sincreatividad

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

TMEC-acuerdo-derechos-laborales
Una dependencia más que asumible
Por

El T-MEC y, en esencia, la relación entre los Estados Unidos y México ha supeditado el comportamiento del país azteca al...