Para mejorar la calidad del aire en la Ciudad de México y la zona Metropolitana es necesario establecer límites más estrictos en la emisión de contaminantes del parque vehicular que circula en la región.

No se trata de una sugerencia manada en las últimas semanas en las que se registró una “contingencia ambiental extraordinaria” por la acumulación de partículas contaminantes debido a incendios forestales y los altos índices de Ozono.

Diversos organismos especializados en la mitigación de efectos del cambio climático del país, han recomendado que una de las principales medidas para disminuir los índices de ozono en la Ciudad y partículas contaminantes debe de ser las enfocadas en el parque vehicular, la transformación del transporte público y la gestión ambiental del transporte de carga.

Sin embargo, estas medidas en muchas ocasiones han sido ignoradas por gobiernos locales debido al costo político y económico que pueden implicar, advierte Adrián Fernández, director ejecutivo de Iniciativa Climática de México.

Te recomendamos: Hay programas para mejorar la calidad del aire ignorados desde hace dos décadas: experto

“Desde hace muchos años hay rezagos en varias normas ambientales aplicables a fuentes móviles, a vehículos tanto de diésel como de gasolina, en el caso de los vehículos a gasolina México tiene un rázago importante comparado con Canadá y América del norte por lo menos con normas relacionadas con emisiones de contaminantes por parte de vehículos nuevos, y las normas sobre eficiencia vehicular”, apuntó el experto en entrevista con Forbes.

Un documento entregado en 2016 al entonces Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera; y integrado por organizaciones como CTS Embarq, Iniciativa Climática de México, Instituto Mexicano del Petróleo y el Instituto Politécnico Nacional, detalla una serie de medidas en ese sentido para mejorar la calidad del aire titulado “Propuesta de Acción Inmediata para el Mejoramiento de la Calidad del aire en la Megalópolis”.

La propuesta advierte de la importancia de revisar y establecer límites más estrictos de emisiones contaminantes en la caracterización de hologramas de manera conjunta con las entidades de la megalópolis, además de analizar la inclusión de variables de intensidad y medidas de actividad vehicular como parte del mediano plazo.

Actualmente la Ciudad de México cuenta con el programa Hoy No Circula que establece que los vehículos con el holograma 1 no circula un día a la semana y dos sábados al mes, el marcado con el número 2 no circula un día a la semana y todos los sábados, sin embargo, a estos parámetros sólo están integrados entre 7 y 10% del parque vehicular de la zona.

Esta semana el gobierno de la Ciudad de México junto con la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAME), presentarán una serie de medidas nuevas enfocadas en la Calidad del Aire del Valle de México, en la se prevé que se integren medias más estrictas enfocadas en el parque vehicular que circula en la zona.

Lee también:Nuevas medidas para evitar contaminación en CDMX, incluirá a automóviles

Otra medida “urgente” que sugería desde 2016 la Propuesta presentada a la administración capitalina anterior es la actualización de las Normas Oficiales Mexicanas que se enfocan en los límites de emisión para vehículos nuevos y en circulación.

Para hacer más efectivo el programa de verificación vehicular y con el objetivo de disminuir los incentivos de corrupción propone modificar el esquema al integrar el transporte de carga, transporte público y las motocicletas al proceso de medición y certificación; así como incentivar la competencia de los verificentros con la calidad de la medición y no el número de autos verificados.

También advierte que se debe incrementar la vigilancia y seguimiento sobre los verificentros con la inclusión de mecanismos institucionales y ciudadanos de transparencia.

La transformación del transporte público

Para detener el crecimiento del parque vehicular para transportación privada en la Ciudad de México es vital integrar una red de transporte publico moderno, de buena calidad e interconectado con la zona metropolitana.

“El transporte por automóviles no podemos seguir con esa tendencia de que siga creciendo y creciendo el número de automóviles en nuestra ciudad porque pues el congestionamiento va a seguir empeorando. Hay todo tipo de medidas que se pueden tomar, pero una de las más importantes es tener un transporte público que sea muy atractivo, pero requiere inversiones, requiere recursos”, advirtió el premio Nobel de Química, Mario Molina.

En ese sentido la propuesta de la Iniciativa Climática de México proponía acelerar la construcción de sistemas masivos y semimasivos de transporte público en las entidades que conforman la Megalópolis, retirar de circulación microbuses con edad límite mayor a la permitida en las leyes o documentos de concesión a un ritmo de por lo menos 30 % de la flota mayor a 10 años e introducir aceleradamente filtros de partículas en vehículos de transporte público que funcionen a diésel.

Te puede interesar: Así es como la contaminación del aire daña cada parte de tu cuerpo

 

Siguientes artículos

Última llamada: Salvar al planeta es salvarte a ti
Por

Los expertos más optimistas afirman que, aunque ya vamos tarde, aún es posible generar acciones que detengan el deterior...