Éstos son unos audífonos de conducción ósea con los que puedes escuchar música sin perder detalle de lo que ocurre a tu alrededor. Conócelos.

 

Si crees que las palabras bicicleta y audífonos no deberían usarse en la misma oración bajo ninguna circunstancia, no estás del todo en lo correcto.

PUBLICIDAD

AfterShokz, una startup con sede en Nueva York, lleva un par de años trabajando en audífonos de conducción ósea, lo que significa que usan los huesos de la cara, específicamente los pómulos, para transmitir las ondas sonoras hasta los oídos. La idea es producir un dispositivo que te permita escuchar música o tener una conversación telefónica sin aislarte del entorno en absoluto, algo ideal para deportistas o para aquellos que trabajan en ambientes donde estar al tanto de los ruidos que te rodean es importante.

Si bien la tecnología en este tipo de auriculares no es nueva (ya habíamos experimentado una aplicación similar en los Google Glass), la aplicación en productos de escala comercial comienza a adquirir relevancia. El revuelo ha sido tal, que la campaña de Indiegogo emprendida por AfterShokz para financiar sus Trekz Titanium, se convirtió en una de las más exitosas en la historia de la plataforma de crowdfunding; no sólo superaron su meta de 65,000 dólares, lo hicieron en grande, consiguiendo 10 veces más: 654,916 en menos de tres meses.

¿El resultado? Unos audífonos de banda flexible pensados para realizar cualquier actividad física sin aislarse del mundo y que además tienen acabados a la altura de cualquier marca consolidada.

Conocí los Trekz Titanium en el CES de Las Vegas en enero y los hemos puesto a prueba desde entonces, esto es lo que aprendimos:

  1. La conducción ósea es asombrosa. Puede que el principio sea sencillo y suene lógico, pero escuchar sonidos sin necesidad de cubrir tus oídos es algo que vale la pena experimentar.
  2. Sí, los ciclistas pueden usarlos. Desde hace 7 años me muevo en bicicleta en la Ciudad de México, y soy enemigo de usar audífonos, pero probé estos por la ciencia: Como no te aíslan de tu ambiente, puedes usarlos mientras pedaleas, y si necesitas atención extra, con sólo oprimir un botón en uno de los costados silenciarás lo que sea que suene a través de ellos. No obstante, sugiero usarlos a un volumen medio, la música pude ser tu acompañante, pero evita en la medida de lo posible que te distraiga de lo más importante en ese momento, tu viaje en bici y tu entorno.
  3. No puedes esperar un sonido de estudio. Sí, dijimos que la tecnología es asombrosa, pero tampoco es mágica, así que no esperes entrar en una burbuja al encenderlos. A pesar de que el sonido es claro y puedes ecualizarlo, tu oído percibirá principalmente los agudos mientras más ruido ambiental haya. Además, mientras más aumentes el nivel de bajos más cosquillas sentirás dentro del túnel auditivo.
  4. Son muy resistentes. Aunque no son sumergibles, sí son a prueba de agua y sudor, algo que resulta muy importante ya que están en contacto permanente con la piel y, bueno, están hechos para hacer ejercicio.

Por último, los detalles: La batería puede durar hasta 8 horas de reproducción continua en volumen medio y se recarga a través de un puerto micro USB. El micrófono funciona a la perfección cuando haces una llamada y, aunque los controles son intuitivos, aparentemente nadie ha podido resolver de forma acertada una interfaz de usuario que realice varias funciones con sólo tres botones.

 

Los Trekz Titanium no están a la venta en México, pero la gente de AfterShokz dijo a Forbes México que esperan traerlos en el segundo trimestre de 2016. Por ahora los audífonos sólo están disponibles a través de la tienda oficial de AfterShokz por 129 dólares.

 

Actualización del 13 de diciembre de 2016:

Los Trekz Titanium ya están disponibles a través de Amazon México desde 2,886 pesos.

 

Más imágenes de los Trekz Titanium:

shokz_2 shokz_1 shokz_3 shokz_4 shokz_5shokz_6shokz_7

 

Siguientes artículos

assange
Fundador de Wikileaks, detenido arbitrariamente: ONU
Por

Un panel de las Naciones Unidas determinó que el fundador de Wikileaks, Julian Assange, fue detenido arbitrariamente.