Sony Mobile presentó el Xperia XZ Premium, su flagship para 2017 el 27 de febrero, en el marco del Mobile World Congress. El nuevo integrante de la familia Xperia lucía muy bien y tenía todo lo que se necesitaba para contender por el Android del año, al menos en el papel.

Tres eran las grandes virtudes que la compañía japonesa promovía de su nuevo teléfono. La primera era la cámara, capaz de ir a donde ninguna otra cámara de un smartphone había ido antes y grabar en super slow motion a 960 fps (o cuadros por segundo) en vez de a los 240 fps que la mayoría de los equipos premium ofrece.

La segunda era su pantalla 4K HDR, la primera en su tipo en un móvil.

Finalmente, éste era ser el primer teléfono capaz de realizar descargas hasta a 1 Gb por segundo, frente a los 600 Mb por segundo de la generación pasada, algo que era posible gracias al procesador Snapdragon 835 de Qualcomm.

PUBLICIDAD

Pero tuvieron que pasar algunos meses para que por fin pudiéramos poner a prueba lo que sonaba tan bien, y el 16 de agosto pasado el Xperia XZ Premium llegó a México de la mano de Telcel a un precio de 16,999 pesos, a la par de los equipos de gama más alta del mercado. ¿Vale la pena? Lo probamos para ustedes.

Xperia XZ Premium. (Foto: Julio Hernández/Forbes.)

(Foto: Julio Hernández/Forbes.)

 

Diseño y materiales

El equipo detrás del XZ Premium hizo un gran trabajo manteniendo la misma identidad de la línea Xperia y al mismo tiempo refinar las líneas y los detalles del equipo.

Éste es el teléfono con el diseño más minimalista en la historia de Sony, un bloque con metal en los bordes superior e inferior, costados de plástico y Gorilla Glass al frente y al reverso en el que tanto las cámaras, flashes y sensores, como los emblemas (sólo los de Sony, Xperia y NFC) conviven con gran discreción.

El equipo se ve y se siente como un producto de gama premium, aunque es con 195 gramos, es más pesado que el Galaxy S8 (155 g) o el iPhone X (195 g), y padece del mismo mal que todos los teléfonos con acabado brillante: es un imán de huellas digitales.

(Foto: Julio Hernández/Forbes.)

(Foto: Julio Hernández/Forbes.)

 

Pantalla

La estrella del show. El display 4K UHD LCD Triluminos de 5.46 pulgadas es compatible con tecnología HDR10 y tiene una densidad de 807 pixeles por pulgada —237 más que el Galaxy S8—, lo que significa que ofrece un alto contraste, colores más vivos y negros muy profundos.

Todo lo anterior permite disfrutar de un catálogo creciente de contenido en 4K, especialmente en servicios como Amazon Prime Video —aparentemente Netflix no entrega 4K en el XZ Premium— con una gran calidad, y ciertamente luce espectacular.

Y, aunque siempre me he cuestionado la pertinencia de contar con un display tan robusto, especialmente porque, a mayor resolución, mayor es el consumo de energía —y porque prefiero consumir esa clase de contenido en pantallas más grandes—, la mayor parte del tiempo, el XZ Premium usa una resolución Full HD (1080 x 1920 pixeles) para hacer más eficiente el consumo de energía.

 

Rendimiento

Qualcomm lo hizo otra vez y con el Snapdragon 835 habilitan al XZ Premium para hacer un par de cosas sorprendentes.

Un procesador de ocho núcleos (4×2.45 GHz y 4×1.9 GHz), combinado con 4 GB en RAM y un procesador de gráficos Adreno 540 permiten que el teléfono procese video en 4K y HDR, y grabe en cámara súper lenta, por ejemplo, todo, sin calentarse en exceso.

 

Cámaras

Un apartado que me deja con emociones encontradas. Si bien se esperaría una gran cámara por parte de Sony —sus DSLR son cada vez mejores y por mucho tiempo presumían su óptica—, el resultado no está al nivel de sus competidores de la gama premium.

Su cámara principal, de 19 MP, f/2.0, 25mm, hace un trabajo solvente, pero el nuevo sensor IMX400 se queda corto en condiciones de poca luz. Sin embargo, más allá de las cuestiones técnicas, lo que me parece inexplicable es que el modo automático no tenga un control de exposición ni permita elegir el foco. Para hallar dichos controles, debes ir al modo manual y dar un par de taps más, cosa que no ocurre con prácticamente ningún otro teléfono. Una de las cosas por las que el smartphone se volvió tan popular es porque en la mayoría de los casos su cámara es point and shoot, sin menús intermedios.

Pero más allá de la interfaz de usuario, el resultado de la cámara está lejos de ser sorprendente cuando se mete el sol, algo que es particularmente cierto en el modo de cámara súper lenta.

Si bien en un día soleado los colores son vibrantes, tanto en las imágenes fijas como en el video, con poca luz el sensor tiene problemas para delinear objetos y dar profundidad a las tomas.

Más ejemplos, en nuestra cuenta de Flickr.

La grabación de video en cámara ultra lenta resulta algo realmente mágico cuando lo ves por primera vez, convirtiendo un segundo de la vida real en cinco segundos en pantalla.

No obstante, la emoción por el efecto se diluye cuando lo pruebas con poca luz, dejando claro que es más una curiosidad que una verdadera función de la cámara. Dado que el sensor reduce la imagen a 720p (HD) y aumenta el ISO en poca luz, los detalles se pierden y aumenta el ruido, desdibujando la experiencia.

 

Batería

Con una capacidad de 3,230 mAh, el XZ Premium permite llegar al final del día con batería suficiente, y en caso de que no lo logres, el cargador rápido a través de un puerto USB-C te da un par de horas de funcionamiento en 10 minutos. Este equipo no es compatible con carga inalámbrica.

 

Interfaz

Sony mantiene su capa de personalización de Android y, aunque soy un fiel creyente de que el sistema operativo móvil de Google ha alcanzado un nivel tal que no hace necesarios esos artificios, es una experiencia que los fans de la marca difícilmente dejarían escapar.

 

Seguridad

A diferencia de sus competidores, Sony ha optado por mantener la apuesta segura para el desbloqueo del equipo y se ha adherido al reconocimiento dactilar en el botón de encendido ubicado al costado del equipo como la única opción de reconocimiento. El lector es rápido y la ubicación es conveniente.

 

Balance

A pesar de su gran diseño y una pantalla sorprendente, el Xperia XZ Premium ofrece más de lo que puede entregar. La función más publicitada, la de la cámara ultra lenta, es algo revolucionario pero su uso termina siendo esporádico y sin ella éste es un equipo que resulta difícil distinguir del resto de la línea Xperia de no ser por los acabados premium y el precio. Éste es todavía un equipo robusto y resistente (al agua y al polvo con IP67) que luce muy bien, pero creo que le será difícil atraer a aquellos que no son fans de la línea Xperia.

Sony se mantiene al margen de algunas de las tendencias que dominan la gama alta, como la cámara dual, el reconocimiento facial, las pantallas sin bordes, la carga inalámbrica y el empuje por un asistente virtual, veremos si esa apuesta termina pagando en el futuro.

El Xperia XZ está disponible con Telcel por 16,999 pesos.

 

Siguientes artículos

huawei-mate-10-pro
Huawei sube la apuesta por la Inteligencia Artificial con el Mate 10
Por

El nuevo flagship tiene una nueva pantalla casi sin bordes y un procesador capaz de reconocer objetos.