La problemática de los residuos domiciliarios es un trastorno en todas las grandes urbes, especialmente en la Ciudad de México, donde las autoridades preparan un reglamento para que las personas sorprendidas tirando basura sean castigadas con trabajo comunitario, por ser una falta administrativa de acuerdo con la Ley de Cultura Cívica.

A pesar de que existen sanciones, la justificación de uno u otro que tira la basura en la calle es que trabajan todo el día o no están en su casa cuando pasa el camión recolector o cuando va el señor del carrito que se lleva los desperdicios por unas monedas.

Tanta es la basura, que en la Ciudad de México, los habitantes y la población flotante generan al día 12,998 toneladas diarias de residuos sólidos urbanos, con un promedio por persona de 1.37 kilos al día, de acuerdo con la Sedema.

En el caso de la alcaldía de Azcapotzalco, según datos de la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) capitalina en su estudio Inventario de Residuos Sólidos, son 47 los focos de desperdicios, de los 1,229 que se identifican en toda la capital.

El problema de El Rosario, en Azcapotzalco, es el mismo que se vive en esquinas de la colonia Cuauhtemoc o en muchos otros lugares más. Allí la gente llega y deja sus bolsas y no hay cartel ni leyenda oficial que pueda persuadir a quienes poseen la necesidad real de dejar sus desechos.

También cucarachas

El problema en todos lados es que los afectados, los vecinos, se acostumbran a ver el basurero y se vuelve normal a la vista, como parte de su medio ambiente, del deteriorado hábitat que les toca vivir.

En tanto, la situación de la basura se agrega a las heces de animales, a la proliferación de ratas y, ahora, a la invasión de cucarachas de color rojizo, de tres a cinco centímetros de tamaño, que salen de las alcantarillas para incrementar la contaminación.

Según el Banco Mundial, de no adoptar medidas urgentes que aminoren el incremento de generación de basura, para 2050 los desechos sólidos crecerán 70% con respecto a los niveles de 2016, al pasar de 2,010 millones de toneladas a 3,400 millones de desperdicios.

También te puede interesar: 

Con ‘Find My’ podrás encontrar tu iPhone perdido sin estar conectado a internet

 

Siguientes artículos

Nahle responde a críticas de Calderón por refinería de Dos Bocas
Por

Calderón recordó que la licitación para project manager de la refinería quedó desierta ante las exigencias presupuestale...