Este texto fue publicado originalmente el 26 de octubre de 2018

Al igual que Texcoco, el área de Santa Lucía es parte de un área de lago.

Ambas zonas son las sedes de los proyectos que se disputan el nuevo aeropuerto del centro del país y ambas están dentro del sistema lacustre que existía en la época mesoaméricana.

En ese entonces, el Valle de México contenía cinco lagos: Texcoco, Xochimilco, Chalco, Xaltenco y Zumpango.

Sobre el área que formaban estos dos últimos cuerpos de agua es donde se ubica Santa Lucía, lugar que actualmente alberga una base aérea del Ejército.

Incluso, apenas hace 18 años había un pequeño lago cerca del sitio.

Da clic en la imagen para verla de tamaño grande. (Mapa: Cortesía José Castillo / Arquitectura 911)

Con el paso del tiempo, el lago de Texcoco fue desecado, así como el de Xaltenco; el de Zumpango y de Xochimilco permanecen hoy en día aunque disminuidos, en tanto que el lago de Chalco aparece por temporadas, explicó el arquitecto José Castillo en entrevista con Forbes México.

El también especialista en urbanismo cuestionó que los críticos de la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) tengan entre sus argumentos que el suelo lacustre de Texcoco ocasionará hundimientos y eventuales inundaciones, además de daños al medio ambiente, cuando el plan de Santa Lucía podría tener problemas similares.

Lee también: #YoPrefieroElLago, la campaña que busca frenar el aeropuerto en Texcoco

Luego de que el presidente Enrique Peña Nieto presentara en 2014 el proyecto del NAIM, la base aérea de Santa Lucía fue propuesta como una alternativa por Andrés Manuel López Obrador.

Al inicio de su campaña electoral este 2018, el hoy presidente electo aún mantenía su oposición a la terminal aérea en Texcoco, pero tras chocar con empresarios de la talla de Carlos Slim, cuyas empresas participan en la obra, planteó hacer una consulta ciudadana, la cual se realiza desde este jueves hasta el domingo próximo.

No te pierdas: Entre apoyo y desdén, así va la consulta del NAIM

El principal problema con la opción de Santa Lucía, señaló Castillo, es la falta de estudios sobre el área, los cuales sí hay para Texcoco y datan desde la década de los 70.

El socio del despacho Arquitectura 911, el cual ha participado en proyectos como la línea 4 del Metrobús de la Ciudad de México, indicó que los trabajos tan sólo para diseñar correctamente un aeropuerto en Santa Lucía tardarían años.

Sobre el NAIM en Texcoco, Castillo lo consideró como la opción «menos peor», ya que un proyecto aeroportuario cae en la categoría de lo que se conoce como «problema perverso» debido a que no hay «solución buena o mala», sino una solución peor o mejor en función de los factores a tomar en cuenta.

Asimismo, agregó, un aeropuerto conlleva una gran cantidad de complicaciones e irremediablemente tendrá un impacto negativo en el entorno.

No obstante, estas consecuencias pueden mitigarse si son bien identificadas en sus diferentes tipos, por ejemplo, en cuestiones ambientales, territoriales o poblacionales.

De esta forma, si la construcción del aeropuerto en Texcoco está presentando problemas, hay que atajarlos directamente, sin desechar por completo el proyecto, sugirió Castillo.

Te recomendamos: 

Hasta 4 años tomaría operación óptima del aeropuerto en Santa Lucía: estudio

 

Siguientes artículos

Así van los recortes a órganos constitucionales autónomos
Por

Irene Levy, presidenta de Observatel (Observartorio de Telecomunicaciones de México) detalló en su cuenta de twitter una...