El País Vasco, región del norte de España, está a punto de dejar atrás los días en que las discotecas atraían clientes ofreciendo la entrada libre para las mujeres.

El gobierno vasco aprobó este jueves una normativa que prohíbe que los precios o las invitaciones para asistir a espectáculos públicos o actividades recreativas se determinen u ofrezcan en función de criterios discriminatorios, como la raza, el sexo o la orientación sexual.

También regula el derecho a la reserva de admisión en estos espacios, que no podrá ejercerse ni de forma arbitraria ni injustificada, con base en estos criterios.

Esto significa que los organizadores de un festival de música, de videojuegos o los administradores de un teatro no podrán ofrecer entradas gratis sólo a ciudadanos locales o prohibir la entrada a transexuales, por ejemplo.

Se trata de la primera normativa del País Vasco que regula este tipo de actividades y lo hace con la intención de garantizar que se desarrollen en condiciones de seguridad y con respeto a los derechos de los usuarios.

Otra de las medidas que destaca de la norma es la obligación que tienen los responsables de estos eventos y espacios públicos de impedir la entrada a “quienes exhiban símbolos, prendas u objetos que inciten a la violencia, al odio o supongan apología de actividades contrarias a los derechos fundamentales”.

También te puede interesar:

Gucci y Adidas se disculpan y retiran de la venta productos ‘racistas’

 

Siguientes artículos

México, entre los 20 peores países para ser mujer
Por

México es un lugar cada vez más hostil para ser mujer; con altos índices de violencia, inseguridad e inequidad de género...