Todos hemos escuchado que la moneda corriente de la Inteligencia Artificial (específicamente de Machine Learning) depende un recurso en cierto sentido infinito: los datos. Cuanta más información dejamos (de preferencia sin manipular) los impresionantes sistemas de procesamiento de datos que hemos construido brincarán de alegría. Los ingenieros tienen que ayudar a definir los puntos de conexión entre bloques de datos para llegar a un posible resultado, pero los datos no pueden ser ficción, sino que tienen que ser lo más cercano a acciones habituales.

Pero tenemos que dejar a un lado nuestra visión centrada en Silicon Valley para ver el verdadero punto de quiebre de la tendencia del aprendizaje de las máquinas. No estoy hablando de fabricantes o ingenieros en sistemas con data centers enfocados en ser autosuficientes con energías limpias, sino de un cambio de paradigma desde la raíz más filosófica de ética y pensamiento filosófico occidental. Si bien la gran crítica a nuestros pares del enorme país de Asia caía ante la común frase de “es una copia China”, hoy se respira otro aire alrededor de sus productos.

Por supuesto que al tocar este tema que tenemos que hablar de algunos productos tecnológicos, pero tenemos que dejar de generalizar el mercado chino. Es bueno aceptar que están cambiando varias industrias gracias a su capacidad de masificar productos, pero además ya cuentan con la capacidad de manejar datos clave al crecer la adopción de equipos móviles en su país. Lo importante, además de la adopción de equipos, es la capacidad que están demostrando para alterar modelos de negocio por la información que les comparten los dispositivos que se encuentran tras la gran muralla digital que se han impuesto.

Lo que antes fueron torpes copias de relojes de lujo, ahora son dispositivos que recolectan de datos que permiten correlacionar varios datos para llegar a una suposición que tiene un cierto grado de certeza. Ahora estamos ante un nuevo grupo de entrepreneurs que no están enfocados a alcanzar misiones loables como reducir la contaminación del planeta o atajar el tema de la digitalización de las personas que no tienen una cuenta bancaria. Los entrepreneurs de China buscan alcanzar el éxito dentro de una cultura que tiene a ver bien la copia y están dispuesto a hacer muchas cosas por el bien de verse adinerados.

Sabemos que copian productos, pero dentro de estas copias logran hacer integraciones que no se lograron hacer en otros países. Los locales que inician negocios en China cuentan con apoyos importantes por parte de las autoridades del país ya que diseñan lugares para alimentar el ecosistema de nuevos empresarios, acercan la tecnología a su creciente fuente de trabajo calificado y llenan de datos controlados detrás de una muralla. El estar en este ambiente controlado también habilita dos cosas: conseguir datos limpios y atender las subjetividades locales del enorme mercado.

El mejor caso para explicar la actual situación puede ser el mensajero WeChat. Nosotros en México, y buena parte de occidente, estamos acostumbrados a tener nuestras aplicaciones son independientes una de otra, pero WeChat ha integrado sistema de pagos con mensajería con micrositios de navegación. La razón no es fácil de explicar, pero se puede comprender con un poco de análisis sobre costumbres.

Cuando utilizamos un buscador solemos dar clic a la liga que nos gusta y vamos a lo que creemos que es la solución a nuestra pregunta. En China lo que hacen es ir y regresar, porque lo utilizan más como un sistema de comparación. También están atendiendo el tema de pagos por código QR (tipo lo que se busca hacer con el CoDI en México), pero uno puede pagar o cobrar con WeChat, pero además el sistema guarda información de navegación. Todo esto está atorado por un intrínseco sentido de competencia y búsqueda de ganancias.

Pero lo que va a alimentar la maquinaria de la inteligencia artificial es el “líquido” llamado volumen de datos. Una vez que tienes a todos en un mismo lugar, en especial si son los cientos de millones de habitantes, tienes un laboratorio perfecto para machine learning. Puedes analizar tasas de crédito, reducir comisiones causados por fraudes de pagos y alcanzar muy buena rentabilidad sobre un producto que hace varias cosas.

La duda que me queda de todo esto es ¿una vez que los entrepreneurs tengan la disponibilidad de datos y los equipos, ¿cuál es la línea filosófica que tienen para tratar la información de las personas dentro de China? Por supuesto que les servirá para saber que vender más. Las subjetividades de cada país pueden marcar tendencias de cambios culturales que se modifican con la entrada de la definición algorítmica, pero principalmente por el tipo de agua que le demos de beber a esos sistemas.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @ricardoblanco

G+: ricardoblanco

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Facebook y Messenger podrían volver a ser una misma aplicación
Por

La investigadora de aplicaciones Jane Manchun Wong descubrió que Facebook actualmente está probando con regresar la mens...