En marzo del año pasado Oppo regresó a México y en solo 15 meses logró posicionarse entre los smartphones más vendidos y colocarse en el peleado top 5, cuya clave para lograrlo, asegura su CEO, Eduardo Morones, fue construir la marca de abajo hacia arriba, convenciendo en a los consumidores en los puntos de venta.

Y es que de acuerdo con datos de Counterpoint Research, en el segundo trimestre del año el fabricante chino se colocó en el tercer lugar de ventas en la República Mexicana, solo por debajo de Motorola que mantuvo el liderazgo y Samsung en segundo lugar. Mientras que la información de la firma IDC indica que se encuentra la marca número 4 en México, con un crecimiento de más del 5,000%.

Morones asegura a Forbes México en entrevista que tenían una expectativa muy alta, ya que se tomó como un ancla al país para su plan de Latinoamérica, pero en medio de la pandemia no sabían cómo se va a comportar el mercado, por lo que en esto meses la incertidumbre fue uno de los mayores retos en su estrategia, a pesar de esto, sus resultados fueron mejor a lo que esperaban.

Lee: Así fue como Motorola le robó el primer lugar de ventas a Samsung en México

Crear marca y branding es más complejo, no llega al punto de venta, entonces lo creamos al revés, desde abajo para arriba, en todas esas recomendaciones del punto de venta con la fuerza de ventas, etcétera y después empieza a crear más marca ya nivel nacional… Los primeros tres o cuatro meses fueron bastante lentos y a partir de septiembre fue exponencial el tema, cerramos muy bien el año y este año consistentemente doble dígito, en este trimestre, mes a mes de crecimiento”, afirma.

Según Counterpoint Research, Oppo es la más exitosa entre las marcas chinas que ingresaron a la región durante el último año. Sin embargo, casi el 90% de su volumen se concentra en México

Por lo que explica que la gran apuesta de la compañía fue una sobre inversión en equipo de trabajo, en fuerza de ventas, desde capacitadores, supervisores, entrenadores, directores regionales, promotores en los puntos de venta, para tener esa capilaridad en las ciudades importantes del territorio nacional.

A la par, se enfocaron en la distribución de sus teléfonos, de hecho, destaca que en este momento tiene presencia en alrededor del 80% de los canales de venta a nivel nacional, donde buscan ser uno de los tres equipos recomendados a los consumidores y poder ganar esa venta una vez que conociera las ventajas de sus equipos.

“Tenemos un muy buen producto, habla por sí solo, de todas maneras, competir con 200 SKUs (teléfonos) en el punto de venta hace el trabajo muy complicado, permear en todos los canales de venta y puntos es complicado y a eso nos enfocamos, mucho a la distribución, estar en más tiendas”, precia el CEO de Oppo México.

Lee: Tras separarnos de Huawei, hicimos en 7 meses lo que en 7 años no: Honor

Sin embargo, también el reacomodo del mercado los favoreció con la salida de jugadores como LG, además de las dificultades que ha tenido Huawei tras los conflictos entre Estados Unidos y China, ya que Eduardo Morones confiesa que esta situación fue “como la tormenta perfecta”

“Tuvimos muy buena suerte, Huawei por esa guerra comercial con el presidente en China de Estados Unidos, LG saliendo del mercado, otros fabricantes con problemas de inventario, de abasto, por el tema global de la de logística y de componentes, hay muchas cosas que también nos jugaron a favor que pues nos tienen posicionado donde estamos actualmente”, destaca.

De hecho, la Oppo apostó por equipos de gama media, donde LG era una de las marcas más importantes, al considerar que existen grandes oportunidades y les permite generar un mayor volumen; aunque también esperan traer sus dispositivos de gama alta.

Y es que en México la gama media continúa siendo la favorita de los mexicanos, al representar el 62.3% de los smartphones en el país, mientras que la gama baja es el 28.6% y la alta solo el 9.1%, según datos de The CIU

Oppo precisa, los usuarios muestran dinámica de gasto en dispositivos de gama media que rondan los 5,000 pesos, un incremento respecto a los 4,184 pesos del trimestre anterior, debido que buscan un mayor aprovechamiento de sus dispositivos y buscan hacen esfuerzos para contar con mejores capacidades.

Lee: Vamos a regresar al trono, pero nos tomará tiempo: Huawei

Eduardo Morones dice que antes había un segmento entre los gama alta y media-alta  llamado que llamaban “valle de la muerte”, un hueco de opciones entre los 20 mil pesos a los 10 mil pesos, pero eso ha cambiado,

“Ahora ya no le pides nada a un gama Premium y puedes comprar un teléfono de desde 8,000 pesos o hasta 15,000, que no le pide nada a los de 30,000 o de 25,000. Ese segmento ha crecido muchísimo y mucho de nuestra apuesta también está ahí, porque la experiencia del consumidor es muy buena en el tema de la cámara, video, el tema de la carga rápida, donde ven el mayor nicho de oportunidades, a fin de generar un volumen”.

El directivo de Oppo cuenta que ahora trabajan en unas segunda fase que tiene que ver con el posicionamiento de la marca entre los consumidores mexicanos, ya que esto es fundamental para  lograr su objetivo de ser en 3 años el principal jugador en el país, inclusive, afirma que podría ser antes.

Suscríbete a Forbes México

 

Siguientes artículos

Gas 10
Gas Bienestar arranca en Iztapalapa; buscan llegar en enero a toda la CDMX 
Por

Desde la conferencia presidencial y un banderazo de salida en Iztapalapa, el servicio de Gas Bienestar arrancó oficialme...