¿Influencia o participación? Este es uno de los cuestionamientos que se observan ante la participación tan visible y activa de las cámaras de comercio y empresariales durante la campaña electoral. Se trata de una pregunta lanzada incluso mucho antes que comenzara la presentación de agendas con los intereses del sector o se delinearan políticas públicas que se deberían implementar en los próximos años o incluso se vertieran opiniones sobre los comicios y los candidatos a través de los medios de comunicación.

Para dimensionar el intenso enfoque que ha puesto el sector empresarial a este proceso electoral basta enumerar las iniciativas y eventos organizados por la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex):

  1. Presentación de Manifiesto México, un listado de siete demandas a candidatos, funcionarios y partidos políticos.
  2. la organización de debates con candidatos a alcaldías, gubernaturas, Senado, Cámara de Diputados y Presidencia de la República,
  3. y el seguimiento de las propuestas de los candidatos presidenciales titulada Va o no Va.

El poder de convocatoria de este sindicato patronal que representa a más de 36,000 empresarios del país podría ponerse a prueba si logra integrar a los cuatro candidatos presidenciales para sostener el único debate no organizado por una autoridad electoral.

Se trata de la elección más grande e importante de la historia del país, no sólo por el número de cargos públicos que se encuentra en disputa sino por los elementos innovadores, como los candidatos independientes, que se integraron a la justa política, advierte Gustavo de Hoyos Walter, presidente de este organismo empresarial.

PUBLICIDAD

Y en ese sentido, de la misma forma que la participación de la sociedad mexicana ha evolucionado e integrado más a la discusión política, los empresarios no podían permanecer ajenos a este proceso.

“Un sector empresarial que crea 9 de cada 10 empleos, que genera 8 de cada 10 pesos de inversión en el país, no puede ser un actor pasivo e indiferente o neutral de la elección más importante de la historia. Estamos actuando intensamente dentro del marco de la ley, promoviendo la visión del país, impulsando el crecimiento del mercado con responsabilidad social, señalando la propuesta de los candidatos son correctas y señalando aquellas que nos parecen impertinentes”, advierte De Hoyos Walter en entrevista con Forbes México.

Pero al margen de su activismo por generar un voto informado, el empresario también apunta al peligro que implica generar una posición de enfrentamiento entre los candidatos, cualquiera que éste sea, con el sector empresarial.

En el proceso electoral ha habido una especie de evolución y me refiero a la que se vivió  con el candidato de izquierda, Andrés Manuel López Obrador, hace unas semanas, pese a que parecía que él trató de acercarse al sector empresarial al inicio de su campaña. Desde su perspectiva ¿qué indica este comportamiento?

“En Coparmex siempre hemos estado profundamente interesados en lo público, pero reafirmamos nuestro carácter apartidista, no tenemos ni filias ni fobias por ningún partido, no tenemos ningún candidato consentido, ni mucho menos algún candidato vetado y no obstante lo que ha pasado en el camino no tenemos ni pleitos casados ni romances acordados con ninguna opción política.

“Hemos mantenido la comunicación abierta con (todos) los candidatos y sus equipos. Les participamos desde un principio de esta campaña, justamente el día que empezó, de un posicionamiento que nombramos Manifiesto México y acordamos con ellos que cada semana estaríamos formulando un planteamiento especifico a través de un planteamiento que denominamos desde la segunda semana: Va o no Va.

“En el caso particular de la Coparmex en la parte conceptual de las propuestas hemos mantenido el dialogo, hemos tenido propuestas aceptables de todos los candidatos y otras que consideramos que son improcedentes. Con todos hemos tenido este dialogo, con todos hemos encontrado consensos.

“Ahora bien, no podemos soslayar que con un candidato en particular ha habido mayores roces por sus posicionamientos, que han señalado, nos parece, de forma desafortunada a algunos miembros destacados del sector privado mexicano. El enfrentamiento no tiene que ver con que sea un candidato puntero o no, tiene que ver con las exclusiones y aunque fuera el que tiene menos votos.

“Lo que hemos hecho en la Coparmex es que tenemos total capacidad para desmentir, discutir e incluso polemizar de manera acalorada si es necesario, consensos y puntos de coincidencia y si no para respetar en la diferencia, de eso se trata una democracia.

“Lo que hemos mencionado con claridad es que bajo ninguna circunstancia vamos a permitir que nuestra política, ni antes, durante de las campañas o una vez instalados en el gobierno se generen polarizaciones.

“Tenemos muy claro en el sector privado que no queremos enfrentamientos en el gobierno y entre los empresarios, que más allá de puntos particulares que tienen que ver con las personas, con juicios de desafortunados, poco balanceados de lo que es la aportación de la empresa a la riqueza nacional, en eso hemos dicho categóricamente que no vamos a permitir, vamos a defender a cualquier empresario, no importa que sea de un candidato o un funcionario, vamos a hacer valer los intereses legítimos de los agremiados”.

La clase empresarial no está dispuesta a perder sus libertades: Juan Pablo Castañón

Los riesgos de las elecciones

Desde la perspectiva del líder empresarial, los riesgos latentes en los comicios de este año son la polarización de la sociedad y la baja participación en las urnas el próximo 1 de julio.

En el caso de la polarización, el empresario afirma que disminuye la capacidad de seguir avanzando en el desarrollo del país, y recuerda que una vez que concluyan las elecciones todos los sectores de la sociedad mexicana tendrán la encomienda de continuar “trabajando por México”.

Respecto a la baja participación del electorado en las urnas, De Hoyos señala que, aunque un gobierno electo con una baja participación no pierde legitimidad, sí cuenta con una debilidad de origen, de tal suerte que “la principal preocupación es que haya apatía hacia la democracia”.

“Nos preocupa que el nivel de confianza indique que sólo una minoría está satisfecha y confía en el régimen democrático que tenemos. Por eso más allá de los resultados de la elección, nuestra apuesta principal es que haya una gran participación cívica, es que los resultados se procesen de una forma eficaz y que respeten de manera inmediata, clara e inequívoca esos resultados. Debemos apostarle a la fortaleza del sistema democrático incluso en el sistema de partidos, al fortalecimiento de las autoridades electorales”, afirmó el líder empresarial.

 

Siguientes artículos

Esto es lo que han gastado en 54 días los candidatos a la presidencia
Por

Hasta el corte del 23 de mayo, los cuatro candidatos han gastado 355,143,399 millones de pesos (mdp) en 442 eventos real...