Este texto fue publicado originalmente el 31 de octubre de 2017.

 

Cuando la cadena de gimnasios Smart Fit llegó a México en 2011 contaba con apenas dos unidades. Hoy, a seis años de distancia, la marca tiene 80 sedes y a finales de este 2017 prevé tener 20 nuevas más, y ante la tendencia de crecimiento en el negocio fitness del país esta red brasileña decidió abrirse a la inversión privada para seguir expandiéndose.

Con el objetivo de aumentar su músculo en territorio mexicano, el CEO de la firma carioca en México, Alfonso Gómez Benet, presentó su programa de franquicias y detalló la rutina que seguirá en los próximos años para tener entre 350 y 400 unidades en el país, así como delinear el perfil de los empresarios que esperan sumar a su red.

PUBLICIDAD

El perfil de inversionista que busca esta red de gimnasios es el de aquellos que esté alineados con el propósito de “servir, tocar y transformar vidas” a través del ejercicio.

Si bien la firma de gimnasios planea seguir con la apertura de sucursales propias, se destinarán al modelo de franquicias entre 100 y 120, las cuales se distribuirán en 18 estados, en su mayoría donde aún no tiene presencia, y razón por la que buscará los recursos, la pasión y la experiencia de empresarios locales.

“Empresarios con dinero no nos sirven, el dinero se puede conseguir, lo que queremos son personas con pasión, que compartan nuestros objetivos y que busquen dejar un beneficio a su comunidad”, destacó Gómez Benet en entrevista con Forbes México.

Y en ese sentido, mencionó que una de las misiones de la empresa es contribuir a tener un país más saludable, ya que el reto para México es grande.

“La empresa ha impactado la salud y calidad de vida de un enorme número de mexicanos desde su incursión al país. Ahora buscamos empresarios con el mismo propósito que el nuestro, que quieran impactar el bienestar de más y más mexicanos a través del fitness de alta calidad. Buscamos esa alineación de propósitos que permita contagiar el entusiasmo por ayudar e México a reducir sus tasas de sobrepeso entre la población”.

De acuerdo con la Organización Mundial de Salud (OMS), el país tiene la tasa más alta de obesidad en adultos de América Latina, y el segundo a nivel global.

La inversión solicitada por Smart Fit será de 16 millones de pesos por unidad, que consistirá en 1 mdp de cuota inicial y 15 de inversión inicial, considerando que el equipo para la sucursal es arrendado por 500,000 dólares (alrededor de 8 mdp), más la inversión que requiera el local comercial, que deberá tener entre 1,000 y 1,400 metros cuadrados.

Dado que la inversión solicitada al franquiciatario es idéntica a la que realiza la cadena, ésta recibirá hasta un 14% de regalías a cambio de su marca, concepto, y experiencia para poner en operación la sucursal, así como para estar exento de la cuota por marketing corporativo, aunque deberá destinar hasta un 3% de su ingreso neto mensual para publicitarse localmente.

Los 16 millones de inversión también serán suficientes para sustentar el gasto operativo de la unidad en sus primeros tres años, fecha en la que se comenzará a percibir el retorno de inversión.

En entrevista previa con Forbes, el director general de Matrix Fitness México, una marca de equipos para gimnasios –propiedad de Johnson Health Technologies– mencionó que el establecimiento de un gimnasio se encuentra entre las primeras cinco decisiones de negocio y que el ROI es relativamente rápido.

“La permanencia de este tipo de negocios es importante, no abren y cierran rápidamente, sino que duran más de siete, 10 o más años”, resaltó.

Aquí los detalles: ¿Por qué la industria fitness se expande a doble dígito en México?

Con la intención de cuidar su concepto y ofrecer una experiencia idéntica en todas sus sucursales, Smart Fit dispondrá las ubicaciones de la mayoría de las unidades, aunque habrá algunas plazas en las que los franquicitarios podrán disponer los locales o incluso utilizar terrenos de su propiedad.

Además, de que estandarizará la operación de las unidades para mantener intacta la experiencia que actualmente ofrece y evitar que esta decaiga.

“El usuario no distingue si se trata de una unidad propia o una franquicia. Espera la misma calidad en cualquiera de las sucursales Smart Fit que visite”, aseguró Gómez Benet.

Para aterrizar su modelo de franquicias en México, Smart Fit contó el apoyo y metodología de Feher & Feher, empresa especializada en franquicias que cuenta con más de 20 años de experiencia en este mercado, y no sólo para mantener su operación bajo estándares, sino también para tropicalizar el modelo que ya se aplicó en Brasil y adecuarlo a la legislación mexicana, en materias laborales, regulatorias, de protección civil, etcétera.

Smart Fit, que llegó a México de la mano de Grupo Martí, tiene presencia en 11 estados, y la CDMX es la joya de su corona, por lo que no tendrá franquicias disponibles en la capital del país y su área metropolitana, sin embargo, buscar llegar a más puntos de la república.

Por ejemplo, las entidades en las que buscará franquiciatar el mayor número de unidades son Baja California, con 17; Tamaulipas, 14; Sinaloa y Sonora, con 12 cada uno. Pero también tiene contempladas aperturas en Chiapas, Coahuila, Colima, Durango, Chihuahua, Michoacán, Guerrero, Campeche, Baja California Sur, Nayarit, Tabasco, Veracruz, Jalisco y Zacatecas.

“Estamos seguros que con esto podremos llegar a más puntos del país donde aún no tenemos presencia”, comentó el directivo de Smart Fit.

La red de gimnasios también tiene presencia en Brasil, Chile, Colombia, Perú y República Dominicana, y acumula 1.3 millones de usuarios en la región.

Recientemente fue colocada en la quinta posición del ranking global de la IHRSA (International Health, Racquet and Sportsclub Association) y en el primer lugar de América Latina.

 

Siguientes artículos

Pymes en Latinoamérica, ¿empresa familiar?
Por

Las empresas son complejas porque tienen en su día a día el problema innato de las relaciones humanas, que siempre son c...