Pequeñas y medianas empresas, que representan más del 94% de las unidades económicas en México y las grandes generadoras de empleo, son las más afectadas por la sobrerregulación jurídica y fiscal que existe actualmente.

“Todas las empresas tienen que cumplir con muchos requisitos desde la apertura y para la operación diaria, pero una empresa grande tiene un área legal y de trámites que podrán resolver este tema y el volumen de las operaciones le permite tener varias áreas especializadas para su cumplimiento, pero una pyme por su propia naturaleza no tiene toda esta estructura para vigilar el cumplimiento”, detalló Rosa María Cruz, presidenta del Colegio de Contadores Públicos de México.

La serie de requisitos federales, locales y municipales, entre las que se encuentran la licencia de funcionamiento, alta ante el SAT, alta ante el IMSS, permisos de uso de suelo para los locales, forman parte de los trámites que un quedo negocio debe de atender mismos que distraen de la operación diaria a los empresarios, detalló Cruz en su participación en conferencia, “La sobrerregulación jurídica ¿otorga certeza o inhibe la movilidad comercial?”, en el marco del Foro IDC.

En materia de regulación normativa y jurídica y únicamente por parte del gobierno federal se cuentan 2,800 trámites diferentes para empresas con 127 reglamentos y más de 298 disposiciones, apuntó Miguel Ángel Meza Carrillo, Magistrado de la sexta sala civil, al participar en la conferencia.

PUBLICIDAD

El costo de cumplir con los trámites jurídicos asciende a más del 7% del PIB del país, apuntaron.

Además de inhibir la movilidad comercial, el monto tan elevado de trámites con los que debe de cumplir una Pyme y la falta de fluidez en materia regulatoria, alienta la formalidad y la corrupción de calle, pero también a nivel de altura, reconocieron los expertos que integraron la conferencia magistral.

En ese sentido coincidieron en la necesidad de desregular para regular y homologar a través de un catálogo todos los trámites con los que debe cumplir una empresa.

“Es posible que haya una serie de facilidades administrativas para estos rangos de empresas. El régimen del RIF puede ser atractivo porque tienes un periodo de gracia para no pagar impuestos y luego poco a poco te vas i te grande a la economía formal, fue una estrategia adecuada pero los sometes a estos cumpliéndose. Mucha gente acaba por no cumplir, darse de baja y volver a la economía informal”, señaló la presidenta del Colegio de Contadores.

Con la desregulación se beneficiaría directamente a las pequeñas y medianas empresas y con ello se daría un paso para la mayor dinámica de la economía del país, señaló Alfonso Pérez Cuéllar, presidente del Colegio de Abogados.

 

Siguientes artículos

fed
Fed de Filadelfia respaldará un alza de tasas en diciembre
Por

El presidente de esa entidad espera que se incrementen tres veces las tasas el próximo año mientras la inflación siga en...