¿Cómo funcionan las sociedades de inversión? ¿Qué beneficios pueden ofrecer a los inversionistas? ¿Qué participación tienen en la economía?

 

 

 

PUBLICIDAD

Las sociedades de inversión nacen con el objetivo de canalizar el capital de los pequeños, medianos y grandes inversionistas en el mercado de valores, buscando ofrecer alternativas de inversión y atractivos rendimientos mediante la compra o acceso de múltiples activos a través de un manejo profesional de los recursos aportados por los inversionistas, y que son aplicados por los fondos a la compra de una canasta de instrumentos del mercado de valores, procurando la diversificación de riesgos.

La finalidad de estos instrumentos es garantizar el compromiso ante quienes aportan los recursos y fomentar el ahorro interno al ofrecer más opciones de inversión atractivas para los ahorradores nacionales y extranjeros, a la vez que se fortalece el mercado de valores al facilitar la presencia de un mayor número de participantes; canalizando los recursos a invertir en entidades privadas, Gobierno Federal, Gobiernos de los Estados y Paraestatales, que los utilizan para la operación o financiamiento de proyectos de corto, mediano y largo plazo.

En los últimos cinco años, el mercado nacional de fondos de inversión ha tenido un crecimiento destacado, pasando de $786,792 millones de pesos en activos (6.49% del PIB), al cierre de diciembre de 2008, a $ 1’622,831 millones de pesos (10.29% del PIB), al cierre de octubre de 2013, mostrando que las sociedades de inversión contribuyen  a captar ahorro externo como complemento del interno al permitir la compra de acciones de sociedades de inversión a inversionistas extranjeros.

Además, a octubre de 2013, las sociedades de inversión cuentan con más 2’141,000 clientes y sus  activos netos administrados ascienden a $1´622,831 millones de pesos, lo que representa una participación del 10.29% del Producto Interno Bruto (PIB) mexicano. Actualmente el número de fondos de inversión asciende a 568, de los que aproximadamente el 80% de los activos están administrados en sociedades de inversión en instrumentos de deuda y el 20% en sociedades de renta variable.

Lo anterior, es una clara prueba de la gran aportación de las sociedades de inversión a la economía mexicana, destacando que el 63% de sus activos están invertidos en deuda gubernamental, el 20% en el mercado accionario y el casi el 17% en instrumentos bancarios o corporativos.

Como ejemplo, es importante ver, a pesar del poco historial que tienen en nuestro país, las FIBRAS (vehículos para el financiamiento de bienes raíces), ya que actualmente representan más de $2’614 millones de pesos en las carteras de los fondos de inversión.

Las FIBRAS son vehículos para el financiamiento de bienes raíces, ofrecen pagos periódicos (rentas) y a la vez tienen la posibilidad de tener ganancias de capital (plusvalía).

Es importante recordar que las sociedades de inversión con más de 25 años de experiencia ofrecen al inversionista la oportunidad de invertir en una cartera diversificada de instrumentos, ya que cuentan con un fuerte potencial de crecimiento, bajo una estrategia clara y enfocada, con un valor agregado fundamentado en un alto nivel de especialización, innovación y conocimiento, que busca satisfacer las necesidades del cliente.

 

Nota: Información estadística obtenida a través de la Asociación Mexicana de Intermediarios Bursátiles (AMIB).

 

 

Contacto:

@GFInteracciones

 

 

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Soluciones a 6 errores de emprendedores inexpertos
Por

Muchas veces son las creencias las que tienen a los emprendedores inmovilizados. El Coaching trabaja con nuestros pensam...