Reuters.- El Papa Francisco recibió este miércoles un Lamborghini blanco y amarillo, pero no lo usará en los caminos arbolados de los jardines del Vaticano.

El Lamborghini Huracan, que normalmente se vende por más de 200,000 dólares, fue firmado por el Papa afuera de su residencia en la Santa Sede y será subastado por Sotheby’s. Lo recaudado se entregará al pontífice para ayudar a los necesitados.

El Vaticano dijo que el dinero se destinará a proyectos para ayudar a los cristianos para que regresen a reconstruir sus hogares en la Meseta de Nínive en Irak, que fueron destruidos por militantes de Estado Islámico.

También se ayudará a víctimas femeninas del tráfico humano y prostitución forzada y a dos grupos italianos que brindan servicios médicos en África central.

PUBLICIDAD

El blanco y el amarillo son los colores de la bandera vaticana.

 

Siguientes artículos

Forbes cumple cinco años de contar la historia del poder en México
Por

Nuestra línea es una sola: contar las mejores historias de negocios que inspiren y provoquen cambios, sin embargo, tene...