La representante de ONU Mujeres en México, Ana Güezmes, recuerda como si hubiera sido ayer la primera vez que se sintió hostigada: “La primera ocasión que mi mamá me dejó ir sola al colegio yo tenía 12 años, y efectivamente recuerdo lo desagradable de pasar enfrente de un grupo de señores, me gritaron, me chiflaron… No sabía qué hacer. Luego la misma sociedad dice que tú tienes la culpa. Lo pude contar muchos años después. También he sufrido discriminación y techos de cristal (limitación velada que imponen a las mujeres para ascender laboralmente)”, dice.

Éste no es el único episodio que marcó la vida de Ana en temas de agresión: “Ya como médica me tocó atender a una niña de seis años víctima de violencia sexual. Eso fue hace muchos años en Perú, y el tema de buscar justicia fue muy difícil, no lo logramos… pero también lo recuerdo como un caso muy emblemático de mi vida profesional”, dice.

ONU Mujeres y el Gobierno de la Ciudad de México lanzaron la campaña #NoEsDeHombres contra el acoso sexual que sufren mujeres y niñas en el transporte público. Ésta se encuentra dirigida a hombres de entre 20 y 50 años, de diversos niveles socioeconómicos y que utilizan el transporte público.

Uno de los objetivos que tiene esta iniciativa es llamar a la acción a testigos de violencia para generar un ambiente de cero tolerancia en el transporte público.

PUBLICIDAD

Lee también: La pobreza en México sigue teniendo rostro de mujer

Una de las asistentes a la conferencia de prensa, en donde se habló del avance de la campaña, fue la bloguera Tamara de Anda, quien hace unos días sufrió la agresión de un taxista que le gritó “guapa” con tono lascivo. Ella eligió denunciarlo y al hombre se le levantó una falta administrativa, y compartió el caso en redes sociales, a través de su cuenta @plaqueta, que dinamitó un debate en redes sobre los límites entre un piropo y el acoso.

“Creen que soy una exagerada, pero ¿qué nunca les han explicado que gritarle algo a alguien no es halago? Nos hacen sentir vulnerables, con miedo y aterrorizadas”, dice. A partir de la denuncia, Tamara ha recibido una serie de amenazas de todo tipo. Sin embargo llama a denunciar las agresiones e invita a los hombres para que se conviertan en aliados.

Otro de los presentes en el evento fue Francisco Palencia, director técnico del equipo de futbol Pumas, quien resaltó la escasa presencia de hombres: “Debería haber más hombres en la conferencia, los hombres deberíamos apoyar más”, dijo.

Para la directora general de Inmujeres CDMX, Teresa Incháustegui, la impunidad es una invitación a que se continúen con este tipo de delitos.

De acuerdo con el Código Penal del Distrito Federal se le impondrá una pena de uno a tres años de prisión “a quien realice una conducta de naturaleza sexual indeseable para quien la recibe, que le cause un daño o sufrimiento psicoemocional que lesione su dignidad”.

La funcionaria explicó que lanzar agresiones verbales a una mujer es un acto que puede ser castigado con una falta administrativa.

Te puede interesar: La campaña para las mujeres que buscan ser más ambiciosas

Ciudades y Espacios Públicos Seguros para Mujeres y Niñas es un programa global de ONU Mujeres. En la Ciudad de México se implantó en 2015, y participan gobierno, academia, organizaciones de la sociedad civil, medios de comunicación y líderes de opinión.

En la capital, el Colegio de México, en colaboración con ONU Mujeres realizaron el Diagnóstico sobre la violencia contra las mujeres y las niñas en el transporte público de la Ciudad de México.

Éstos son sus principales hallazgos:

  • 50% de las mujeres en la CDMX sufre de violencia en lugares públicos a lo largo de su vida. 32% a nivel nacional y 20% experimentaron violencia en el último año de la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH 2011).
  • Las formas de violencia más comunes son: piropos o frases ofensivas (74%), tocamientos o manoseos sin consentimiento (58%), miedo de ser atacadas o abusadas (14%), insinuaciones o propuestas para tener relaciones sexuales a cambio de algo (10%).
  • 8 de cada 10 mujeres son agredidas en lugares públicos no denuncian.
  • 7% de mujeres de 18 años y más en la CDMX se sienten inseguras en el transporte público.
  • 4% de mujeres de 18 años y más se sienten inseguras en la calle.

Lee: Esta mexicana busca empoderar a las mujeres trabajadoras

 

Siguientes artículos

Spring Breakers dejan poco espacio al turismo nacional
Por

Jóvenes provenientes de los Estados Unidos y Canadá preparan su llegada con mucha mayor anticipación que los turistas na...