Las jugadoras de basquetbol tradicionalmente han practicado este deporte con tenis para hombres, pero ahora marcas como Puma, Nike y Adidas buscan anotar con calzado exclusivo para superestrellas de la WNBA como Breanna Stewart, Sabrina Ionescu o Candace Parker.

La actual jugadora más valiosa de la temporada (MVP) de la liga femenil de basquetbol profesional en EU, Breanna Stewart, puede lanzar triples como Kevin Durant, atacar el aro como LeBron James y realizar tiros en salto con la gracia de Michael Jordan, así que es apropiado que, al crecer en Syracuse, Nueva York, quisiera usar sus tenis exclusivos, aunque no tenía otra opción. 

“No creo que tuviera disponibles calzado de baloncesto para mujer. Los que estaban disponibles eran sólo los tenis básicos del equipo. No tenía nada de especial, nada que pudiera llamar la atención de una niña”, dice la atacante de 29 años del New York Liberty. 

Es una historia común entre las jugadoras de cierta edad. Sabrina Ionescu, compañera de equipo de Stewart en Liberty, dice que no fue hasta sus días universitarios en Oregon que “comenzó a darse cuenta de que no hay ninguno en el mercado, especialmente para las niñas”.

La guardia del Chicago Sky, Kahleah Copper, de 29 años, recuerda “ir directamente a la sección masculina y hacer que todo funcionara”.

Pero ahora, las grandes marcas están capitalizando la creciente popularidad del deporte femenino y el panorama ha cambiado. 

Stewart tiene su propio calzado exclusivo con Puma. Ionescu y la delantera de los Washington Mystics, Elena Delle Donne, tienen tenis Nike. Y la delantera de Las Vegas Aces, Candace Parker, dos veces MVP, tiene un contrato de tenis con Adidas desde hace mucho tiempo.

Mercado de tenis de baloncesto valorado en 1,380 mdd

El año pasado, el mercado estadounidense de tenis para baloncesto estaba valorado en aproximadamente 1,380 millones de dólares, según un informe de Cognitive Market Research, y mientras que el equipo masculino dominaba con una cuota de mercado del 71%, se espera que el deporte femenino “crezca rápidamente en los próximos años”.

Algunos analistas y expertos de la industria creen que esas marcas podrían eventualmente llegar a una división 50-50.

“Estamos en un momento en el que, por alguna razón, cada vez hay más ojos puestos en el basquetbol femenino. Eso se traduce directamente en el interés por los productos asociados con todo lo que conlleva, lo cual es fantástico de ver”, dice Max Staiger, director global de baloncesto de Puma. 

Un impulso en el lado femenino ha marcado el reingreso de Puma al negocio del baloncesto: la marca regresó al baloncesto en 2018 después de cerrar la división a principios de la década de 2000. 

La estrategia, señala Staiger, fue captar la atención de la mayor cantidad posible de fanáticos del baloncesto, independientemente del género. Tres años más tarde, Puma llevó a Stewart a la agencia libre de calzado con una gran promesa: unos tenis exclusivo.

El acuerdo de varios años, que según Forbes le otorga a Stewart una garantía de alrededor de 500,000 dólares anuales, fue un hito para la exsuperestrella de la Universidad de Connecticut. 

Un calzado exclusivo ha sido durante mucho tiempo un símbolo de estatus que identifica a los jugadores de baloncesto más destacados y un referente para los tipos de consumidores a los que las marcas intentan llegar. 

En cada temporada de la NBA, docenas de estrellas, entre ellas Stephen Curry, Giannis Antetokounmpo y Russell Westbrook, usan tenis que llevan sus nombres, y los salarios pueden ser enormes. 

James y Durant recaudan cada uno aproximadamente unos 30 millones de dólares al año de sus acuerdos con Nike, y se dice que el acuerdo de por vida de Curry con Under Armour podría superar los mil millones de dólares en valor total. Esos contratos son considerablemente más grandes y mucho menos comunes en la WNBA, donde sólo 12 jugadoras en los 27 años de historia de la liga han recibido tenis deportivos con el mismo nombre.

“Es un sentimiento agridulce porque no hay tantos. Pero también es emocionante porque las empresas se están sumando y quieren asegurarse de que haya un espacio para nosotros en el mercado”, dice Stewart. 

Stewart rompió una sequía de más de una década, convirtiéndose en la primera jugadora de la WNBA en presentar unos tenis exclusivos desde que Candace Parker en 2010. La MVP debutó con el Stewie 1 inaugural en el Juego de Estrellas de la WNBA en 2022 y lanzó una segunda edición al año siguiente (que se vende por 125 dólares). Puma se negó a comentar sobre cifras de ventas específicas, señalando sólo que su negocio de baloncesto femenino se ha triplicado desde que contrató a Stewart.

Ese tipo de éxito era casi insondable hace casi 30 años, cuando otras grandes marcas hicieron sus incursiones iniciales en el futbol femenino. 

Nike, por ejemplo, lanzó líneas homónimas para Sheryl Swoopes, Lisa Leslie y Chamique Holdsclaw, entre otras, de 1995 a 2006. En ese momento, dice Michelle Bain-Brink, quien ahora está retirada después de pasar 18 años en Nike en divisiones que incluyen baloncesto, los exclusivos tenis deportivos para mujer no ofrecieron a la empresa la oportunidad de ampliar su cuota de mercado y canibalizaron su base de consumidores existente. 

Los éxitos ocasionales no lograron compensar los considerables esfuerzos de investigación y desarrollo de la compañía, los malos resultados de las pruebas y una preferencia general por los zapatos de hombre, lo que hizo que la economía fuera difícil de vender.

Lee: Lou López, primera mexicana en llegar a la WNBA

“La percepción de que los productos de baloncesto femenino eran inferiores en ese momento fue un desafío realmente grande”, dice Bain-Brink, quien también es madre del delantero estrella de la Universidad de Stanford, Cameron Brink. “Gastamos mucho en marketing. Tuvimos campañas de televisión nacionales, teníamos medios impresos, teníamos fuera de casa. Definitivamente fue una batalla”.

Cambiar el tamaño y el color de las zapatillas masculinas existentes, comúnmente conocido como “encogerlo y rosarlo”, se convirtió en una estrategia popular en la industria; sin embargo, algunos estudios, incluido uno de la Universidad de Oregón, sugieren que debido a las diferencias anatómicas de los pies femeninos, el uso de calzado masculino se correlaciona con un mayor riesgo de lesiones para las mujeres. 

Los productos de Stewart fueron adaptados específicamente a su pie, aunque Staiger de Puma dice que la marca apunta a crear zapatos para la audiencia más amplia posible.

De hecho, varios jugadores de la NBA han utilizado la línea de Stewart en varios juegos, incluidos Deandre Ayton y Scoot Henderson de los Portland Trail Blazers y Michael Porter Jr. de los Denver Nuggets, según el sitio web Kix Stats.

Tenis de baloncesto para mujer se vuelven más omnipresentes

Más allá del rendimiento en la cancha, los tenis de baloncesto para mujer se están volviendo más omnipresentes desde una perspectiva general de estilo de vida y moda, que es una de las motivaciones tradicionales detrás de contratar atletas estrella para tenis exclusivos.

Las marcas también han lanzado exclusivas para jugadores, o ediciones especiales, como lo ha hecho Adidas con el Copper de Chicago o Under Armour con el guardia de las Aces de Las Vegas, Kelsey Plum. Y en 2020 surgió una nueva empresa respaldada por Mark Cuban, Moolah Kicks, que fabrica calzado deportivo exclusivamente para las mujeres que practican basquetbol.

Aunque es optimista sobre el futuro del baloncesto femenino, Staiger reconoce que mantener el impulso podría ser un desafío. 

“Somos sólo una pequeña pieza en este tipo de rompecabezas más grande”, dice, y agrega que es necesario continuar con una inversión más amplia en el deporte. 

Puma, por ejemplo, tiene grandes planes para 2024, incluido el lanzamiento de un tercer calzado de Stewie y la incorporación a su grupo de atletas femeninas, que incluye a la escolta de Phoenix Mercury, Skylar Diggins-Smith, y a la escolta de Las Vegas Aces, Jackie Young.

Para Stewart, tener sus propia colección de baloncesto también llena el vacío que experimentó cuando era jugadora joven. Pero ese no será el caso de su hija Ruby, de 2 años.

“Para Ruby, será normal. Ella lo espera ahora porque esto es lo que ha visto desde que nació, y a medida que siga creciendo, espero que sea sólo eso y más allá, esperando tenis exclusivos de mujer, esperando que las mujeres en el lugar de trabajo estén en la cima”, dice.

Este artículo fue publicado originalmente en Forbes US

¿Te gusta informarte por Google News? Sigue nuestro Showcase para tener las mejores historias

 

Siguientes artículos

México capta más de 40 mmdd de inversión extranjera en 2023 por nearshoring: CCE
Por

El año 2023 puede ser considerado por México como el año de la huella del nearshoring por la inversión y el comercio, di...