Tras ocho años al frente de la compañía que ayudó a fundar, Travis Kalanick renunció como CEO de de Uber, en uno de los momentos más bajos de la compañía de viajes en auto privado con chofer.

El anuncio fue comunicado por el New York Times, que cita a fuentes cercanas a la compañía, y detalla que la renuncia fue motivada directamente por una revuelta protagonizada por sus inversionistas.

De acuerdo con el diario, los accionistas de la startup más cara del mundo —está valuada en 70,000 millones de dólares— habrían enviado una carta a Kalanick titulada “Moving Uber Forward”, o “Moviendo a Uber hacia adelante” en la que exigían su renuncia inmediata y un cambio en el liderazgo.

Lee también: Kalanick deja dirección de Uber para aprender a ser CEO

“Amo a Uber más que a nada en el mundo y éste es un momento difícil en mi vida personal: he aceptado la petición de los inversionistas para retirarme, de forma que Uber pueda volver a construir en vez de distraerse con una nueva pelea”, refiere el Times que dijo Travis Kalanick.

Durante los últimos meses, Uber ha pasado por uno de sus momentos más bajos en la historia, enredada en escándalos de acoso sexual que obligaron al CEO a anunciar un distanciamiento del cargo, el que hoy se vuelve definitivo.

Los inversionistas activistas, detalla el NYT,   son First Round Capital, Lowercase Capital, Menlo Ventures and Fidelity Investments, inversionistas tempranos que acumulan el alcance de Live y que tienen ya una cuarta parte de las acciones de la compañía, pero debido a su estructura, el 40% del poder de voto.

Publicidad
 

Siguientes artículos

La reforma tributaria de Trump se presentaría en septiembre
Por

La Casa Blanca quiere llevar un proyecto acabado al Congreso, en lugar de uno que provoque discusiones prolongadas.