Reuters.- El presidente Donald Trump prometió el lunes comenzar a recortar fondos a tres naciones centroamericanas y calificó a una caravana de migrantes con destino a Estados Unidos como una emergencia nacional, mientras buscaba aumentar las posibilidades de su partido en las elecciones legislativas de noviembre.

En una serie de mensajes publicados en Twitter, Trump no dio más detalles sobre las medidas que tomará su gobierno. Representantes de la Casa Blanca, la Patrulla Fronteriza y el Pentágono no respondieron de inmediato a una petición de comentario.

“Guatemala, Honduras y El Salvador no fueron capaces de hacer el trabajo de impedir que la gente deje su país y entre de manera ilegal a Estados Unidos. Ahora empezaremos a cortar, o reducir sustancialmente, la masiva ayuda exterior que les damos de forma rutinaria”, escribió Trump.

PUBLICIDAD

“Tristemente, parece que la Policía y el Ejército de México son incapaces de detener la Caravana que se dirige a la Frontera Sur de Estados Unidos”, escribió Trump en Twitter. “He alertado a la Patrulla Fronteriza y al Ejército de que esto es una Emergencia Nacional”, agregó.

Los republicanos y Trump han tratado a la caravana como un asunto de campaña antes de las elecciones legislativas del 6 de noviembre, que determinarán si el partido puede mantener su control del Senado y la Cámara de Representantes.

El presidente, quien ha hecho de la inmigración una parte central de su programa, ya había amenazado con detener la ayuda a la región y hasta cerrar la frontera de Estados Unidos con México con la ayuda del Ejército si no se detiene la marcha de los migrantes.

En 2016, Estados Unidos otorgó unos 131.2 millones en dólares a Guatemala, 98.3 millones a Honduras y 67.9 millones a El Salvador, según datos oficiales. Para el próximo año, se proyectó que esas sumas caerían a 69.4 millones para Guatemala, 65.8 millones para Honduras y 45.7 millones en el caso de El Salvador.

Combinados, los recortes equivalen a una reducción de casi el 40 por ciento para las tres naciones. Trump no fue específico el lunes sobre de cuánto más quería cortar la ayuda.

Al menos 5,000 migrantes, en su mayoría de Honduras, se reunieron la tarde del domingo en la mexicana ciudad Tapachula, cerca de la frontera con Guatemala, según la policía local. Según un testigo, unos 1,000 migrantes caminaban hacia ellos desde Ciudad Hidalgo, más al sur.

Te puede interesar: Trump recortará fondos de ayuda a Centroamérica

La mayoría de ellos acampa entre trozos de cartón y bolsas de basura en cualquier lugar donde pueden hacerse un espacio, muchos ni siquiera saben cuál será su destino final ni los trámites para obtener algún documento que los acredite como refugiados y lograr una visa humanitaria.

“Hoy o mañana, no se sabe, no se sabe”, dijo Dilia Manzanares, de 17 años, de pie junto a su hermano, Eduard, de 26 años, quien huyó del peligroso San Pedro Sula, en Honduras, después de que extorsionadores vinieran a cobrar una vez más un llamado “impuesto de guerra”.

Con lo que tenían puesto se unieron a la caravana tras ver las noticias en la televisión.

Policías con equipo antidisturbios observaron la llegada de la caravana a lo largo de una carretera del sur de México, pero no impidieron el viaje de los migrantes que escapan de la violencia y la pobreza en sus países, desafiado las amenazas de Trump de que cerrará la frontera con México si avanzan.

El teniente coronel Jamie Davis, un portavoz del Pentágono, dijo que si bien las tropas de la Guardia Nacional apoyan actualmente al Departamento de Seguridad Nacional en la frontera, no se pidió al Pentágono que preste apoyo adicional.

Actualmente hay 2,100 soldados de la Guardia Nacional a lo largo de la frontera en Texas, Nuevo México, Arizona y California, según el Pentágono.

El Congreso no ha financiado completamente el muro propuesto por Trump a lo largo de la frontera sur, una medida que el mandatario considera necesaria para combatir la inmigración ilegal.

Una ley federal del siglo XIX restringe el uso del Ejército y otras ramas militares para la aplicación de la ley civil en territorio estadounidense, a menos que el Congreso lo autorice específicamente. Pero pueden proporcionar servicios de apoyo a la policía y lo han hecho en ocasiones desde los años 80.

 

Siguientes artículos

Optimismo, emprendimiento y la época digital
Por

Emprender no es fácil en el presente crossover tecnológico; se acentúan las desigualdades. Será crucial el entusiasmo de...