Tulum es único, un lugar en donde las personas se sienten conectadas. Algunos dicen que es la energía, otras que se debe a la naturaleza y muchas más sienten que Tulum es su segundo hogar, en donde se viaja aquí por largos períodos de tiempo. Una vez que la visitas por primera vez, lo más probable es que siempre vuelvas. Es la definición más perfecta de un “hogar lejos del hogar”.

El movimiento de Tulum siempre está cambiando; lo que solía ser un camino de tierra polvoriento, de repente se convirtió en el extremo tranquilo al final de la pasarela, donde la élite de la moda solía escapar para pasar unas tranquilas vacaciones de playa, donde se podía ver a todos para la cena de año nuevo en Posada Margarita y lo que solía ser sólo unos pocos lugares selectos para hospedarse como Coqui Coqui. La escena era pequeña, dinámica y única.

Hoy en día, el camino de la playa de Tulum tiene muchas opciones excelentes para hospedarse y también muchos restaurantes maravillosos para experimentar. Por su parte, el centro de la ciudad de Tulum también se ha intensificado, con restaurantes, hoteles y expatriados locales que abren negocios bien pensados.

Si sueñas con iniciar un negocio o una marca, Tulum ha dejado su huella en el mapa global de creadores de tendencias y emprendedores. Es un entorno empresarial divertido y competitivo, y eso es lo que lo sigue haciendo interesante. Siempre te exige a estar pensando fuera de la caja, recreando y reinventando tus ideas.

Vivir en Tulum es emocionante. Todos los días tienes la naturaleza a tu alcance: a cinco minutos de muchos hermosos cenotes; ¡el interior de la península de Yucatán es tan hermoso! La cultura maya está prosperando y la historia del área es rica en muchos templos y ruinas, los canales de agua mayas, los pueblos ancestrales y sin dejar de mencionar las experiencias culinarias yucatecas.

La miel de esta cultura es definitivamente una de las mejores partes de la vida en Tulum. Por supuesto, no podemos olvidar las playas y el camino costero hacia el mágico Sian Kaan.

Como toda civilización, el tiempo viaja y las cosas cambian. No podemos olvidar que estamos aquí en esta tierra por un período muy corto de tiempo. Es una tontería aferrarse a una idea. Por lo tanto, el cambio, la evolución y la transición son inevitables.

AUTOR: Derek Klein, cofundador de Hotel Casa Pueblo y emprendedor estadounidense.

 

Siguientes artículos

Azulik y la reconexión ancestral
Por

La naturaleza, el arte y la sabiduría milenaria, acompañados de la majestuosidad arquitectónica, se funden y cobran vida...