Los países de grandes extensiones tienen una buena oportunidad para desarrollar energía solar, pero también sufren dificultades geográficas.

 

 

Según la Secretaría de Energía (Sener), el consumo de energía en México aumenta a un ritmo de casi 5% al año. Sin embargo, sólo el 14% de la energía que se consume proviene de fuentes renovables, a pesar de las exponenciales posibilidades que existen en nuestro país.

Un reciente estudio del Centro Woodrow Wilson, Potencial de la energía solar en los estados del norte de México, afirma que México es uno de los pocos países del mundo cuyo territorio se ubica en una zona con gran densidad de radicación solar. Este estudio, además, asegura que si 100,000 hectáreas de celdas fotovoltaicas cristalinas fueran instaladas en alguno de los seis estados norteños, como Baja California o Chihuahua, la energía solar sería suficiente para satisfacer el 100% del consumo energético del país.

El informe también critica la dificultad tecnológica para producir este tipo de celdas, la falta de know-how para dar el mantenimiento técnico continuo que requieren este tipo de granjas solares, y otras dificultades técnicas que han impedido la implantación de proyectos solares.

Sin embargo, al otro lado del mundo existe una empresa que ha sabido superar estas barreras para satisfacer las necesidades de energía a través del sol, y así alcanzar un mercado de gran importancia que le permite ser más efectiva.

 

Un día al sol

La empresa australiana BioSolar se encarga de generar energía renovable asequible para la población del país oceánico. Pero la venta e instalación de sistemas de paneles solares en Australia no es fácil; el país tiene una de las densidades de población más bajas del mundo, con 23 millones de habitantes, repartidos en cerca de 3 millones de kilómetros cuadrados. Estar frente al cliente correcto en el momento preciso requiere muchos desplazamientos e incluso más información.

Los métodos de prospección de BioSolar apenas han cambiado desde que la compañía comenzó a vender paneles solares a los residentes de la localidad australiana de Queensland en 2010. Un equipo de 120 personas todavía va de puerta en puerta para encontrar clientes potenciales. Pero cuando BioSolar alcanzó el mercado nacional en 2012, el equipo de ventas necesitó nuevas herramientas que les ayudaran a mantener el mismo enfoque personal al tiempo que cubrían mucho más territorio.

Para el equipo de trabajo, el mayor desafío era decidir dónde explorar nuevos mercados. Leigh Storr, fundador y CSO de BioSolar Ltd., explica: “Con tanta distancia por cubrir entre casas, los comerciales pueden haber estado viajando todo el día y aun así haber encontrado pocos clientes potenciales.”

Localizar a los candidatos solares ideales requiere una gran cantidad de información proveniente de gran cantidad de fuentes, incluyendo la demografía residencial, la distancia media entre casas e incluso la cantidad de sombra que recibe cada una de ellas. En vez de solicitar a los representantes de ventas y marketing que obtengan todos estos datos cada día antes de planificar sus rutas, BioSolar pone toda la información en un mapa, lo que facilita al equipo saber exactamente dónde necesitan estar.

“La mayoría de estos chicos no están acostumbrados a tratar con grandes volúmenes de datos en bruto”, comenta Leigh Storr. “Pero los mapas son fáciles de entender. En vez de desplazarse por listas, los representantes obtienen toda la información que necesitan de una simple imagen visual.”

Desde la implementación de los mapas, BioSolar ha aumentado drásticamente la precisión a la hora de contactar con clientes adecuados y, como resultado, el número de ventas totales por día han aumentado de 20 a 180.

“Antes de tener este sistema de mapas, los miembros del equipo llegaban a veces a sus casas a las 10 de la noche, ya que acababan al final del día en la otra punta del país”, afirma Leigh. “Queremos que terminen sus rutas y que se vayan a casa con sus familias.”

El equipo de BioSolar recibía la información en tablas, gráficos y extensos informes llenos de datos, pero el cerebro humano está diseñado para recoger pistas visuales que las hojas de cálculo sencillamente no pueden ofrecer.

Poco a poco nos vamos dando cuenta que los líderes empresariales que conocen su materia, como BioSolar, presentan sus datos en mapas mediante capas, haciendo que la información sea fácil de entender y útil para sus empleados.

 

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @GoogleforWork

Facebook: Google

Google+: Google for Work

YouTube: Google for Work

Página web: Google for Work

Blog: Official Google for Work

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

FEMSA anuncia cambios en su equipo directivo
Por

La firma nombró a Daniel Rodríguez a cargo de la dirección de Finanzas; la compañía mexicana opera  a KOF, la mayor embo...