Al presidente Andrés Manuel López Obrador le gustaría poner una placa que diga “Monumento a la corrupción” en la Estela de Luz, construida por el gobierno de Felipe Calderón.

La obra fue planteada para celebrar el bicentenario de la Independencia de México, sin embargo, fue terminada con un retraso de más de 15 meses y con un sobrecosto de 192%, de acuerdo con un reporte de la Auditoría Superior de la Federación.

El mandatario respondió con esa idea al ser consultado sobre su opinión por la ausencia de los diputados del PAN en la aprobación del Presupuesto 2020 durante la madrugada de hoy.

 

 

La bancada blanquiazul rechazó trasladarse a la sede alterna habilitada en Santa Fe, donde tuvieron que ir los legisladores ante el bloqueo de organizaciones campesinas al Palacio Legislativo de San Lázaro; asimismo, el PAN se dijo inconforme con la distribución del Presupuesto.

Lee también: De madrugada y en sede alterna, los diputados aprueban Presupuesto 2020

Al respecto, López Obrador dijo que los panistas están en su derecho de protestar y pueden acudir a la instancia que corresponde en lo legal, pero les pidió revisar cómo gobernaban ellos.

“¿O ya se les olvidó como aprobaban el Presupuesto, cómo destinaban el presupuesto a gastos superfluos?”, cuestionó.

“Si hasta tengo ganas de ir a poner una placa ahí en Reforma que hicieron para el bicentenario, un monumento, la Estela de Luz, le quiero ir a poner una placa: ‘Monumento a la corrupción’. Y no sería levantar ningún falso, porque hay papeles de cuánto estimaron que iba a costar y cuánto terminó costando. Pero eso ya se les olvidó, a mí no se me olvida. Yo perdono, pero no olvido”, expresó.

El mandatario reprochó que Vicente Fox ganó con un discurso de cambio, pero engañó, y luego para que ganara Felipe Calderón –aseguró– el PAN hizo un fraude.

“Y se prolongan seis años más, 12 años ¿y qué hicieron por el país? Entonces, entiendo que estén molestos, inconformes, pero ya cambiaron las cosas, ya es otra la realidad”, afirmó López Obrador.

No te pierdas: #SinMordidas, la campaña que busca frenar la corrupción