Reuters.- Venezuela planea importar este mes más de 300,000 barriles por día (bpd) de productos refinados para aliviar el déficit interno de combustible, causado por problemas en las operaciones de refinerías, y tiene que priorizar las exportaciones.

El país con las reservas de crudo más grandes del mundo no ha podido este año producir suficiente combustible para satisfacer la demanda local y cumplir los contratos de suministro con clientes, incluidos los contratos de petróleo a cambio de préstamos con Rusia y China.

De enero a noviembre, la petrolera estatal PDVSA compró 19,000 bpd de crudo principalmente para alimentar su refinería Isla en Curazao y 234.000 bpd de productos refinados, que incluyen nafta para diluir su producción de petróleo extra pesado, gasolina, y diesel para la generación de energía.

Los 253,000 bpd de importaciones totales en lo que va del año representan un máximo histórico y un incremento de 40 por ciento en comparación con los 180,250 bpd comprados el año pasado, según cifras internas de PDVSA.

PUBLICIDAD

Te puede interesar: El turismo de salud, un negocio de 100,000 mdd

Las compras, que se han incrementado a pesar de las restricciones de efectivo de PDVSA, se han negociado casi en su totalidad a través de intercambios con proveedores de combustible y comercializadoras, que reciben crudo venezolano y combustible residual, según los datos, un empleado de PDVSA y operadores involucrados en las transacciones.

“Desde febrero, no hemos pagado una sola carga importada con efectivo. Estamos intercambiando el combustible importado por asfalto (venezolano), nafta virgen, gasolina natural, fueloil, crudo residual, lo que tengamos”, dijo el empleado de PDVSA, que pidió no ser identificado porque la información es privada.

 

Siguientes artículos

República Dominicana firmó 14 acuerdos con China
Por

Los empresarios de ambas naciones firmaron el primer convenio comercial para fortalecer las negociaciones junto con el c...