Las ventas comprables de la cadena de comida rápida cayeron 1.8% en enero, mientras que los especialistas preveían una caída de 1.2%.

Reuters

 

PUBLICIDAD

Las ventas comparables de McDonald’s Corp cayeron un 1.8% en enero, más de lo esperado por los expertos, mientras la compañía lidia con los efectos secundarios de escándalos alimentarios en China y Japón.

Enero fue el octavo mes consecutivo en que bajan las ventas en los locales de McDonald’s abiertos a nivel mundial hace al menos 13 meses.

La compañía se enfrenta, además, al cambio del gusto de los consumidores, la dura competencia en Estados Unidos y la inestabilidad política y económica que sufre Europa, su principal mercado de ingresos.

Las acciones de la mayor cadena mundial de comida rápida cayeron más del 1%, hasta los 92.95 dólares, en las operaciones previas a la apertura del mercado.

Las ventas comparables de restaurantes en Asia-Pacífico, Oriente Medio y África descendieron un 12.6% en enero, por encima del promedio negativo del 8.4% que esperaban los analistas, según señaló la empresa de análisis Consensus Metrix.

Los analistas esperaban un declive del 1.2% en las ventas comparables a nivel mundial.

Los ingresos en los locales abiertos por McDonald’s en Estados Unidos hace al menos 13 meses, una medición de gestión estrechamente vigilada, crecieron un 0.4%, ayudados por un aumento de la demanda de sus desayunos.

Esta cifra fue marginalmente superior a las estimaciones de los analistas de un aumento del 0.3%.

En diciembre, estas ventas aumentaron por primera vez desde octubre de 2013. Los resultados se han visto afectados por la competencia de rivales directos más pequeños y ágiles, que van desde Burger King a Chick-fil-A.

En Europa pudo verse una luz de esperanza, ya que las ventas de la compañía en restaurantes comparables aumentaron un 0.5% gracias al alza de la demanda en Reino Unido y Alemania. Los analistas habían pronosticado un descenso del 0.5%.

McDonald’s, que intenta hallar la receta acertada para saciar el creciente apetito de sus clientes por alimentos más sanos y frescos, está retirando menús complicados, devolviendo más control a los operadores de restaurantes y probando con hamburguesas y sándwiches a la carta para competir con restaurantes populares como Chipotle Mexican Grill Inc y Subway.

La compañía no se ha recuperado aún de un escándalo alimentario en China reportado el año pasado, cuando un canal de televisión local mostró a los trabajadores de un suministrador de la compañía usando carne caducada.

Los clientes se vieron impactados aún más el pasado mes, después de que se hallaran objetos como un diente y plástico en su comida en Japón.

Tras uno de sus peores años en décadas, la compañía, que tiene más de 36.000 locales alrededor del mundo, decidió cambiar a su presidente ejecutivo.

 

Siguientes artículos

netflix
Netflix lleva su servicio a Cuba
Por

La empresa dijo en un comunicado que el servicio está disponible para la personas que tengan acceso a conexiones de inte...