Por Jhon Cisnero*

La situación económica de Venezuela ha sido de gran preocupación ante la comunidad internacional, y con razón, ya que no pasa desapercibida la hiperinflación, la depresión económica, la escasez, el declive de la economía en general, y una deuda externa que se incrementa con el pasar de los años.

La firma Torino Economics señalo que “el monto de las acreencias venezolana pasó de representar 81,6% del Producto Interno Bruto (PIB) en 2014 a 186% en 2018”

Es evidente que la situación económica y política ha sido de gran relevancia, sin embargo, ya las fuerzas, y poder de decisión no se aprecia tanto a nivel interno del país, sino a nivel externo. Tanto Estados Unidos como Rusia han estado involucrados de forma significante en Venezuela, el primero fue por muchos años el principal comprador de petróleo venezolano, y debido al incremento de la crisis durante el gobierno de Nicolás Maduro, se comenzaron a cortar los vínculos comerciales y petroleros, por otro lado, Rusia aumentaba sus relaciones, pero ¿Cuáles son los intereses de ambos países?

Algunos pueden considerar que todo se trata de petróleo, sin embargo, considero que podría ir más allá de eso, no quiere decir que entre sus intereses no esté el mercado petrolero, sólo que tenemos varios aspectos a considerar. El aspecto económico podría ser el más obvio, aunque Estados Unidos con el pasar de los años se ha hecho más eficiente en lo que respecta a materia petrolera, pero se podría decir que sigue interesado en el mercado venezolano, por otro lado, Rusia ha invertido una suma importante de dinero, entre ellas la del bono PDVSA 2020, papel que tiene como garantía la filial petrolera Citgo.

En el aspecto político tenemos el caso de Estados Unidos, debido a que en el sur de Florida vive una amplia comunidad de venezolanos que además se ha ido incrementado gracias a la crisis migratoria, y tomando en cuenta que el próximo año tocan elecciones, no me extraña que el caso de Venezuela sea un tema para la campaña de Trump. En el caso de Rusia, tenemos el interés de mantener la ideología que comparte con el gobierno de Nicolás Maduro.

El factor geopolítico también tiene importancia en este juego. El gobierno ruso ha querido mantener su posición en Venezuela debido a su estrategia de mantenerse bien posicionado a nivel territorial impulsado por la influencia de Estados Unidos en Ucrania, país cercano a Rusia, esta es otra razón para seguir presionando. Por los momentos Ucrania tiene uno de los ejércitos más grande de Europa, uno de los mayores presupuestos militares de la región, sin embargo, tiene que vivir con una constante tensión debido a una posible intervención militar rusa ante la fuerte presencia militar norteamericana.

Venezuela hoy tiene presencia militar de Rusia, que han justificado por los convenios comerciales entre las partes, sin embargo, varios países consideran que la finalidad de esta presencia militar es otra, causa que intensifica aún más la amenaza de intervención militar por parte de los Estados Unidos. Al final podemos observar que la situación en Venezuela prácticamente está en manos externas, y considero que el desenvolvimiento de los acontecimientos se dará a su tiempo y aunque muchos no estén de acuerdo considero que el escenario que le dará solución final a la disputa se realizará por medio de negociación.

*Economista egresado de la Universidad Central de Venezuela, Profesor de la Universidad Católica Andrés Bello y Consultor financiero en Kapital Consultores.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @jcisnero92

Instagram: jhoncisnero

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Cambio de ruta del Tren Maya deja fuera del circuito a Cancún
Por

Con la modificación, Cancún perderá su conexión directa hacia Yucatán y sólo tendrá un ramal para Tulum.