En abril de 2012 Google dejó de dar soporte a una de las aplicaciones que más ruido hicieron, pero que menor huella dejaron entre los cientos de productos de la compañía de Mountain View: Google Wave. Tal fue la desaparición que el proyecto lo guardó Apache y hoy se encuentra en Wikipedia como Apache_Wave, ni siquiera como Google Wave. Se presentó en mayo de 2009, y se ofreció a un grupo selecto de personas que recibieron pocas invitaciones, en septiembre de 2009 se ampliaron a 100 mil invitaciones y casi un año después de su anuncio fue abierto al público.

Lo más impresionante de Wave, además del increíble interés que generó recibir una invitación para probar el servicio, era la capacidad de integración de aplicaciones en una misma conversación lo que mejoraba la velocidad de trabajo. En un chat con una o varias personas Wave te permitía trabajar con mapas, editar documentos, realiza traducciones en tiempo real (para equipos internacionales era espectacular) entre varias cosas más. La plataforma, cuyo nombre venía de la serie de televisión Firefly, en la que los mensajes son enviados con olas o waves de información, principalmente en forma de video llamada o video mensaje.

Si toda esta historia de adopción y uso era tan buena, ¿por qué cerró? Más allá de si fue un proyecto entre ver que tan bueno era Google mandando invitaciones y activando cuenta, me parece que también dejó claro el tema de la integración de servicios y cuentas únicas, mucho tiene que ver con la facilidad de uso de una plataforma. Es decir, si estás en Google quieres que todos los servicios funcionen como uno solo, en aquella época no existía Google+ que a final del día es el integrador de servicios de Google, más allá de su red social. Antes de Google+ tu tenías una cuenta de Gmail, otra cuenta de YouTube y varias cuentas de otras cosas, Google+ vino a traer orden a eso, pero no existía dicho sistema bajo Wave.

¿Por qué toda esta clase de historia? Porque hay una compañía valuada en 5 mil millones de dólares ahí afuera, llamada Slack, que está haciendo mucho de lo que hacía Wave, pero con otras dimensiones e integrando servicios en la nube para hacer el trabajo en equipo más eficiente. Especialmente el trabajo de equipos profesionales de empresas. Esta compañía tuvo su evento para usuarios en San Francisco, Slack Frontiers, (no todo es Apple, o iPhone, “o sea, X”) y compartieron algunos números interesantes:

PUBLICIDAD

Dicen tener 9 millones de usuarios activos a la semana, de los cerca de 7 que tenían en enero; de ésos, alrededor de 6 millones son usuarios diarios (un millón más que a principios de año). La parte interesante a nivel capital es que ya cuentan con 50 mil equipos con 2 millones de usuarios pago, lo que quiere decir que en poco más de medio año han agregado 12 mil equipos y medio millón de usuarios que pagan; y les ha permitido meter un pie en la puerta del 43% de las empresas Fortune 100.  Sin duda van avanzando, tal vez no tan rápido como al inicio, pero es de esperarse en cualquier startup, y estos al menos tiene una utilidad recurrente anual estimada de 200 millones (50 millones más que lo reportado en enero).

Sin duda veo estas historias y veo que todavía hay un terreno libre en el mundo de las aplicaciones de trabajo integradas a un buen chat. Además de que también veo la imperiosa necesidad de seguir trabajando en nubes que funcionen bien a través de plataformas, no solamente de dispositivos, y que abran bien las integraciones. Una de las cosas que el tejido de Wave tal vez dejó sin explorar fue el trabajo con APIs de terceros, pero también, cuando llega un grande es difícil que los competidores medianos quieran colaborar. Aunque ahora Slack deja muy claro que había una oportunidad de negocio para todos muy clara.

Mientras tanto me quedo con este aprendizaje de Wave: si los directores no utilizan la herramienta que mejor permite el fluir del trabajo, es difícil mover a las bases hacia esa herramienta. El principal competidor de Slack hoy en día es WhatsApp, y como dije la semana pasada, ellos están pensando en soluciones para empresas, el detalle es que ellos lo ven más por el lado de enterprise y atención al cliente que de comunicación y operación interna. Slack por su lado, ya ha agregado el poder traer a terceros a la conversación para poder tener proveedores en equipos dentro de la plataforma. Veremos donde chocan, o si viene otro Wave recargado y convence a los jefes de dejar de usar su Whats y a los operadores de dejar de perder el tiempo entre los 25 chats que utilizan para todas las cosas que tienen que hacer: Lync, Whats, Slack, Mattermost, Hangouts, Duo, Allo, Messenger, Instagram messages, Threema, Snap, etc.

Mi favorito personal sigue siendo Telegram (gran fan de los mensajes en video – ¿Firefly wave? hmm; Slack es muy bueno para trabajar y su integración con bots es una maravilla para imprimir (pero difícil de que los jefes lo adopten), pero el argumento que nunca se me ha hecho racional “todos están en Whats” como si de repente el “todos” significa algo en la línea de “si todos brincan del puente, yo también lo debo de hacer”.

 

Nota aparte:

Felicito a Bitso por su campaña para donar con Bitcoin, Ethereum o Ripple a la Cruz Roja Mexicana apoyando a la gente afectada por el terremoto en Chiapas, Oaxaca y por otros desastres naturales, utiliza #BitcoinAyudaAMexico , únete y ayuda a la gran labor de la Cruz Roja Mexicana ayudando en este y otros desastres naturales y crisis humanitarias realizando una donación a las siguientes cuentas:

Bitcoin (BTC) 1DaHfXsoPfZ2jznJhB62vR3QEVFhhZ2tMR

Ethereum (ETH) 0x88B6021aE4BB9830f2E9D5BB38B83427b9D7ffEc

Ripple (XRP) rEFMdiTbLmZq5ZiMGrWGoyP48DMFqXjNkM

Como bien dicen la transparencia, capacidad de rastreo y reporte instantáneo de estas tecnologías permiten una auditoría abierta y pública de la totalidad de los fondos en todo momento y por todos los usuarios. Además, Bitso no hará deducibles las aportaciones de los usuarios.

Si prefieres donar a la Cruz Roja Mexicana con tu tarjeta, PayPal, o cualquier otra forma vista https://cruzrojadonaciones.org/.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @ricardoblanco

G+: ricardoblanco

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

huracán Max
Tormenta Max evoluciona a huracán; amenaza a Guerrero
Por

En Acapulco se suspendieron las clases para este jueves debido a las lluvias que ya se presentan.