Los 8 factores clave detrás de una marca exitosa

Foto: Reuters

Para consolidar el valor de una marca se deben identificar las necesidades del cliente, utilizar las redes sociales para no perder contacto con los usuarios y la capacidad de la firma para renovarse periódicamente.

 

 

El posicionamiento de la marca  entre los consumidores  es uno de los aspectos más importantes para  el éxito de una firma  en el mercado.  La consolidación  de una marca se refleja en las ventas,  no obstante,  el alcance de objetivos y la construcción del prestigio dependen en gran medida  del conocimiento mercadotécnico de las empresas sobre  las necesidades del consumidor  y la capacidad que tengan para renovarse  para que el  comprador logre  diferenciarla  de la competencia.

De acuerdo con un estudio elaborado por la agencia en investigación de mercado, Millward Brown,   especializada en marcas, medios y comunicación,  compañías como Subway, Apple y Amazon,  por medio de la oferta de valor, han logrado  total significación para los consumidores y una considerable diferencia  que la destaca entre los competidores.

El  director de global BrandZ en Millward Brown,  Peter Walshe, comenta: “Una marca fuerte es una mercancía valiosa y nuestro análisis refuerza su importancia como fuente de ventaja competitiva y crecimiento de valor sostenible. Cada una de las marcas en los primeros lugares debe su excelente desempeño al hecho de que le ha dado prioridad a estrategias de construcción de marca que han permitido impulsar las ventas, posicionarse lejos de la competencia y venderse a un precio superior. Los resultados también subrayan la importancia de que las marcas entiendan las necesidades de los consumidores, además de que se ajusten y adapten continuamente para volverse significativamente diferentes y relevantes”.

 

¿Cómo consolido el crecimiento del valor de una marca?

Te presentamos los 8 puntos clave que Millward Brown recomienda para consolidar el éxito de una  firma:

 

1.- Mayor valor. El precio no es lo importante, sino lo que el comprador  obtiene por su dinero.

2.- Relevante. La renovación constante de la firma determina su competitividad a través de los años. IBM con su imagen  de ‘Un Planeta más inteligente’  está en sintonía con el espíritu digital de los consumidores.

3.- Aprovechar la tecnología. La mejor forma de comunicación entre la marca y los consumidores es online. Olvidar el contacto online es un lujo que ninguna marca puede darse. Amazon, por ejemplo, con sus recomendaciones de compra y el sistema de atención a clientes cambió las reglas del juego.

4.- Reputación. La manera en la que la marca se comporta se evalúa de inmediato a nivel mundial, así que lo que ‘la marca representa’ es un componente valioso de una buena reputación.

5.- Diferencia significativa . Apple es el mejor ejemplo de una firma ‘significativamente diferente’ por ser una marca viva y esencial. La lealtad de los consumidores  estará segura si siente que están comprando sólo lo mejor. Las tendencias que la marca imponga acompañadas por la satisfacción de las necesidades contribuyen  a impulsar ventas actuales y futuras.

6.- Personalidad.  Una marca se distingue por provocar pasión y lealtad entre los consumidores. Es mejor representar algo sin que la firma tenga miedo de polarizar la opinión de los compradores.

7.-  Expansión local e internacional. La expansión de la oferta por medio de la consolidación de la firma es una excelente vía para un crecimiento exitoso. Las marcas mejor posicionadas  buscan nuevos territorios para expandir su valor.

8.- Una gran experiencia de marca. La última experiencia  del consumidor con la marca es lo que la define.  La recomendación puede exaltar o destruir a la firma,  con rápidos y  mayores  niveles de respuesta en los medios digitales.