¿El próximo Bill Gates es boricua?

Harold. (Foto: Julio Hernández).
Harold. (Foto: Julio Hernández).

Hoy, a sus 20 años, es reconocido por sus amigos de la ciudad de San Juan como el próximo Bill Gates, otros le llaman el pequeño Steve Jobs, y algunos más el Zuckerberg de Puerto Rico.

 

PUBLICICDAD

Harold no tie­ne oficina. Lo único con lo que cuenta es un escri­torio de madera en una esquina de la sala de su casa y una supercomputa­dora que él y su padre armaron. Dice que esos cuatro metros cuadrados  son los más cómodos para trabajar, y sólo lo hace de 6:00 am a 1:00 pm. El demás tiempo lo dedica a videojuegos, ver películas y asolearse en la piscina. Recientemen­te también ocupa su tiempo en una guitarra eléctrica que aprende a tocar por medio de tutoriales de YouTube.

El joven puertorriqueño conoció desde pequeño esta plataforma de videos, al igual que el potencial del mundo digital. A los 11 años abrió un canal en YouTube para subir tutoriales y hablar a los internautas sobre computadoras. A la edad de 12 años comenzó a diseñar logos y gráficos en ambientes digitales. A los 13 hizo sus primeros intentos de programar para iPhone; aunque es sincero, no le fue sencillo e incluso en algún momento llegó a pensar que eso no era para él. Al cumplir los 16 volvió a intentarlo y esta vez le fue fácil, “como tomar agua”, dice.

Hoy, a sus 20 años, es reconocido por sus amigos de la ciudad de San Juan como el próximo Bill Gates, otros le llaman el pequeño Steve Jobs, y algunos más el Zuckerberg de Puerto Rico.

El mote no es gratis. A su corta edad ha desarrollado cinco aplicacio­nes. Una de las más reconocidas en la web es Audiotica, una app que tiene la capacidad de traer la canción que el usuario desea escuchar y organi­zarla por álbum, artista, imágenes e incluso transcribir la canción.

Esta aplicación tiene cerca de un millón de descargas y durante varios meses de 2015 fue una de las más re­comendadas en la tienda Windows Phone. Los países en donde más des­cargan Audiotica son, en ese orden, México, Estados Unidos, Brasil e India, lo que muestra lo globales que son los negocios en internet.

Es verdad que en la red se encuen­tran muchas otras aplicaciones de música —Tinytunes, Music Maniac, Spotify, etcétera—, pero para Harold uno de los motivos para desarrollar la suya fue que vio la oportunidad de generar algo con más funciones, fácil de usar y que fuera gratis. Y es gratis porque su aplicación lo que hace es vincular y ordenar contenido que ya existe en la red.

Un aspecto crucial para que la aplicación del joven emprendedor tenga éxito es el nivel de interacción que ha logrado con los internautas por medio de las redes sociales. De hecho, lo primero que hace Harold en las primeras horas del día es revisar su correo electrónico y sus redes sociales para contestar sugerencias.

“Tengo un servicio que hace bús­quedas en las páginas de internet y ubica las menciones que se hacen de Audiotica en la web. De esta forma veo la vigencia de la aplicación y los comentarios positivos y negativos, que me sirven para mejorar la herramienta”, comenta.

Harold no está solo en este proyecto; a través de la red conoció a un internauta que vive en Texas, Nathaniel Campos, quien después de intercambiar varias ideas con él se sumó al proyecto y ahora ma­neja las cuentas de redes sociales y provee soporte técnico a los usuarios. El trabajo colabora­tivo es 100% por internet.

El plan de Harold ahora es que su plataforma corra por Windows en Xbox, com­putadoras, tabletas y teléfonos, y ya trabaja para que también lo pueda hacer en iPhone, Android y Linux. Por supuesto, sumar patro­cinadores que quieran aparecer en la aplicación y tengan como target el mercado de los jóvenes es otra de sus prioridades. “Quiero que la marca sea bien reconocida, que la gente lea Audiotica y piense en música linda”.

grafico_harold_puerto_rico