La Costeña cumple 90 años y le dice no a la BMV

Foto: La Costeña

 La empresa mexicana piensa seguir su crecimiento de forma conservadora, mientras no descarta salir de compras en el largo plazo.

 

 

A 90 años de haber nacido como una pequeña tienda que vendía frascos de chiles serrano, la compañía mexicana La Costeña va por más tiempo de innovación y crecimientos en el mercado mexicano.

Así lo aseguraron directivos de la empresa en un recorrido por sus instalaciones en Ecatepec, Estado de México, en donde insistieron que los planes crecimiento se encuentran alejados de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), en donde podrían hallar los recursos para un crecimiento acelerado.

“Es una empresa que ha sido y se ha manejado en el tema familiar y yo creo que seguirá siendo así, ya que no hay inquietudes de buscar incorporarla a la Bolsa”, dijo en entrevista Santiago Arrieta, director de Mercadotecnia de La Costeña.

Este año la empresa tiene el objetivo de crecer en un 11%, pero la meta parece que se cumplirá antes de tiempo, ya que durante el primer semestre del año ya suman un ascenso del 10.5%.

Actualmente la marca de conservas y alimentos, fundada en 1923, oferta más de 200 productos y exporta a más de 50 países, entre los que se encuentran Estados Unidos, Chile, España y China.

En este sentido, la compañía busca nuevos productos que puedan sumar a su estrategia para llegar nuevos mercados, por lo que Arrieta aseguro que no se encuentran cerrados a hacer nuevas adquisiciones, como las hechas el año pasado, cuando compraron la marca de botanas Totis, mientras que a partir de este año ya fabrican y distribuyen la marca Campbell’s en su división de sopas, caldos y consomés.

Para el director de Mercadotecnia la estrategia se mantiene clara: “Al final queremos seguir diversificando nuestros productos, nuestras marcas”.

En este momento, La Costeña cuenta con tres plantas ubicadas en Sinaloa, San Luis Potosí y Estado de México, entre las que se encuentra una que procesa hojas de lata que son utilizados en la elaboración de envases para los productos que comercializa.

Cabe mencionar, que La Costeña inició como una tienda que adquirió popularidad por la oferta de chiles serrano y largos en vinagre que eran ofertados en botes alcoholeros de 20 kilogramos. Ahora en la organización colaboran cerca de 2,500 personas y quiere seguir su crecimiento.