Obama duda sobre acuerdo sobre recortes al gasto

Gasto EU

Si no se alcanza un acuerdo para el 1 de marzo, la atención se enfocará de inmediato en un plazo del 27 de marzo, cuando expira una ley provisoria de financiamiento

Reuters

WASHINGTON.- El presidente estadounidense, Barack Obama, expresó sus dudas el jueves de que se logre un acuerdo con los legisladores republicanos antes del plazo del 1 de marzo en que comenzarán a regir 85.000 millones de dólares en recortes al gasto.

Sus declaraciones, hechas en una entrevista con el presentador de radio Al Sharpton, insinúan que la Casa Blanca se prepara para la posibilidad de que el 1 de marzo llegue sin un acuerdo.

Ello generará una serie de recortes automáticos al gasto que si no se revisan en los próximos meses podrían llevar a que se otorguen miles licencias del trabajo sin goce de sueldo a empleados del Gobierno.

Los legisladores republicanos que controlan la Cámara de Representantes se oponen con firmeza a la propuesta de Obama de recaudar dinero para la reducción del déficit eliminando lagunas impositivas. El presidente insiste en que cualquier acuerdo para impedir las medidas debe incluir vías para recaudar ingresos y evitar así profundos recortes a los programas sociales.

“En este momento continuamos extendiendo la mano a los republicanos y les decimos que esto no será bueno para la economía, no será bueno para la gente común. Pero yo no sé si ellos harán algo y sobre eso tendremos que seguir presionando durante los próximos siete, ocho días”, dijo Obama a Sharpton.

Obama habló por teléfono el jueves con el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, el principal republicano en Washington, y con el líder de ese partido en el Senado, Mitch McConnell.

“Si podemos o no llevar a los republicanos a esta altura a hacer lo correcto es lo que aún estamos intentando evaluar”, agregó el mandatario.

Si no se alcanza un acuerdo para el 1 de marzo, y parece improbable que se logre, la atención se enfocará de inmediato en un plazo del 27 de marzo cuando expira una ley provisoria de financiamiento y se necesitará negociar una nueva medida para que el Gobierno continúe funcionando.

Cuanto más se extienda la disputa, es más probable que las otras prioridades legislativas de Obama, como el control de armas y una reforma inmigratoria, sean aplazadas.

“Quisiera hacer lo que más se pueda lo más rápido posible”, dijo Obama el miércoles en una entrevista con KGO-TV, una filial local del canal ABC News en San Francisco.

“Aunque estoy recién comenzando mi segundo período, sé que (…) una vez que pasemos este año, entonces la gente comenzará a pensar en las elecciones de mitad de período. Y luego de eso, comenzarán a pensar en las elecciones presidenciales”, agregó.

Forbes Staff

    Redacción online de la edición mexicana de Forbes, la revista de negocios más influyente del mundo. Un equipo de periodistas que buscan historias en el mundo empresarial.