RBS vuelve a tener ganancias 18 meses después

El banco, controlado por el Estado británico, obtuvo una ganancia antes de impuestos de 826 millones de libras.

 

Reuters

LONDRES.- El banco apoyado por el Gobierno británico, Royal Bank of Scotland (RBS), reportó el viernes su primera ganancia trimestral en 18 meses y dijo que espera completar su reestructuración durante el 2014, lo que podría permitir al Gobierno iniciar la venta de acciones.

RBS, que es el controlado en un 82% por el Estado británico, obtuvo una ganancia antes de impuestos de 826 millones de libras (1,300 millones de dólares), en comparación con una pérdida de 1,500 millones de libras en el mismo período del año anterior. Los analistas habían pronosticado una ganancia de 800 millones de libras.

El presidente ejecutivo Stephen Hester ha supervisado la salida de unos 900 millones de libras en activos y se está concentrando en los préstamos a los hogares y las pequeñas empresas de Gran Bretaña.

“Esperamos completar sustancialmente la fase de reestructuración del banco durante el 2014. Estamos viendo el comienzo de una recuperación en la demanda de préstamos y tenemos un sólido superávit de fondos listos y disponibles para apoyar la recuperación económica”, dijo.

Sin embargo, Hester aún tiene grandes obstáculos por superar. El regulador financiero de Gran Bretaña dijo en marzo que los bancos británicos deben recaudar 25,000 millones de libras en capital adicional para finales de año con el objetivo de absorber cualquier pérdida futura de los préstamos.

A pesar de que el regulador aún no ha dado una orientación específica a los bancos individuales, los analistas esperan que el mayor déficit sea de RBS.

RBS dijo que su posición de capital ha mejorado durante el período y su ratio de capital estructural – un importante referente de la salud de un banco- subió en 50 puntos básicos, hasta el 10.8%.

El banco espera tener un capital estructural de un 9 por ciento a finales de 2013 sobre la base de la plena aplicación de las normas de capital más estrictas de Basilea III.

El regulador británico quiere que los principales prestamistas logren un ratio de capital estructural de al menos un 7%.