Ser buen padre, una inversión a largo plazo

Foto: Reuters

El  53% de los mexicanos siente que su papá estuvo ausente durante su niñez por la gran cantidad de tiempo que le dedicaban al trabajo.

 

 

El tiempo de calidad con la familia es fundamental para un pleno desarrollo profesional de los hijos, dedicar más tiempo al trabajo que a la familia, puede ser visto como una inversión en los primeros años laborales, porque en esa etapa se están formando como profesionales y esperan ver resultados en un futuro a largo plazo, no obstante, debe otorgarse tiempo a los hijos para evitar que la ausencia paternal se refleje en su crecimiento personal para que la inversión se complete.

De acuerdo con un estudio realizado por el portal del empleo Trabajando.com, en el marco de la celebración del Día del Padre, un 53% de los mexicanos siente que su papá estuvo ausente durante su niñez, la causa, la gran cantidad de tiempo que le dedicaban al trabajo. Un 35% considera que el tiempo que pasaban juntos fue lo suficiente para compatibilizar trabajo y familia y sólo un 12% señaló que pasó bastante tiempo junto a su padre, ya que siempre estuvo presente.

“La mujer estuvo a cargo de las labores domésticas, con una gran ausencia masculina en el hogar y femenina en lo laboral. Sin embargo, con la incorporación de la mujer al trabajo, surgió la crisis de la conciliación familiar con lo laboral y el cuidado de los hijos. Surge este gran desafío que involucra a las empresas, la implementación de políticas de conciliación destinadas no tan sólo a las mujeres, sino que también a los hombres”, declaró Margarita Chico, Directora Corporativa de Comunicación de Trabajando.com México.

Para muchos mexicanos es importante no repetir su historia de vida y ser capaces de lograr un equilibrio entre la casa y el trabajo, al menos así lo dejó de manifiesto un 58%, mientras que el 42% restante asegura aún estar en deuda en esta materia con sus hijos.

Las cifras del estudio revelaron que  las decisiones son  propias, prueba de ello es que el 49% de los encuestados dijo que a la hora de elegir una carrera tomó la decisión libremente, un 32% destacó que nunca se tocó el tema entre ambos, un 16% aseguró que su padre lo ayudó al momento de escoger, y sólo un 3% no tuvo ninguna participación en la decisión, ya que el padre eligió por él.