Empezaron a trabajar juntos cuando estudiaban en el Instituto Politécnico Nacional, sus intereses coincidían en la importancia de que los proyectos arquitectónicos estuvieran arraigados a temas sociales y de regeneración urbana.

Alejandro y Eduardo han participado en distintos certámenes internacionales de arquitectura. En 2013, su propuesta para el reciclado de dos edificios les valió el primer lugar del concurso Super Sky Scrapers, celebrado en Seúl, Corea del Sur.

La idea fue recuperar dos edificios abandonados y convertirlos en granja urbana y jardín botánico, el proyecto es replicable y puede ayudar a reducir los índices de contaminación en ciudades.

Entre sus trabajos más recientes, ya con su despacho All Arquitectura, figuran tres canchas de futbol en localidades marginadas, una de ellas, “La doce”, realizada en el Estado de México en colaboración con la organización love.fútbol y patrocinada por el Manchester City.

Lee también: Los 100 Creativos Mexicanos 2019| La industria creativa genera el 7% del PIB

“La arquitectura y el diseño en México se han vuelto en muchas ocasiones un privilegio, hemos tratado de explicar que son más bien un derecho porque impactan a las personas a nivel anímico y de desarrollo”, dice Alejandro Guardado.

Su propuesta se basa en el principio de desarrollo colaborativo, e implica considerar a las comunidades, sus necesidades y hasta la posibilidad de colaboración en los proyectos.

“Llegamos con empatía a la gente, no conocemos sus problemas, ellos nos dicen sus problemas y nos volvemos un canal para generar un proyecto que ayude a solucionar necesidades”, dice Eduardo Ugalde. “La comunidad participa, e incluso los proyectos pueden cambiar la dinámica social. En la inauguración de un proyecto una niña se me acercó a decirme que su mamá había hecho el proyecto, a mi me sorprendió y me alegró porque eso es una señal de que la niña tiene un arraigo al proyecto”, añade Guardado.

Desde su perspectiva, México representa un factor decisivo en los procesos creativos y es necesario que el ingenio deje de ser concebido como un término malicioso.

“Mucha gente asocia la expresión “ingenio mexicano” directamente con algo mal hecho, pero que funciona, o algo improvisado. La idea de ser mexicano tiene mucho que ver con cómo hacemos las cosas, no se trata de joder o de crear por casualidad”, dice Eduardo Ugalde. “México es el nivel súper difícil de cualquier videojuego. Ingeniártelas para poder desarrollarte como creativo, como arquitecto, como ciudadano es un gran reto. El ingenio mexicano tiene que cambiar de significado, dejarlo de asociar con corrupción, debemos aprender a sortear la dinámica sin caer en ello”, añade Alejandro.

 

Siguientes artículos

contagios coronavirus covid-19
México registra 6,891 nuevos casos de Covid-19: Ssa
Por

México registró 6,891 nuevos casos confirmados de coronavirus y 665 fallecimientos por este padecimiento, de acuerdo con...