La importancia de la cultura de liderazgo se ha hecho notar en el último siglo. Antes, la palabra “liderazgo” permeaba todas las áreas de las relaciones humanas, por ejemplo, antes era común encontrarla en ámbitos gubernamentales; el presidente era visto como un líder, en empresas muy grandes; el director general podía ser considerado como líder, etc. Básicamente, estaba presente en todos lados.

En la actualidad ya no es así.

Ahora, el liderazgo se ha convertido en un sector económico de bastante importancia, tanto que ahora las empresas y diversos sectores compran el liderazgo.

Posiblemente te preguntes “¿Cómo es posible comprar liderazgo y por qué es tan importante?”.

Bueno, se debe a la necesidad de las empresas actuales por tener el mejor de los desempeños por parte de todos y cada uno de los miembros que la conforman. 

Siendo así, si las empresas están dispuestas a gastar en liderazgo es porque, es TAN importante, que no pueden tomarse el tiempo necesario para desarrollarlo de manera interna, tanto que deben comprarlo de empresas que ofrecen la enseñanza óptima de esta habilidad.

Existen dos maneras de alcanzar el éxito en las organizaciones: 

Visualízalo como inversiones en bienes raíces; si tu sueño es comprar terrenos para construir hoteles, tu primera opción es invertir dos, cinco o veinte años de tu vida en trabajar incansablemente para ahorrar y lograrlo, y la segunda opción es pedir un préstamo y comprar ese terreno.

La segunda opción es más rápida pero pueden existir varios riesgos de por medio.

Algo así sucede con el liderazgo; las empresas pueden estar dispuestas a invertir tiempo en desarrollar a una persona con estas habilidad o en otros casos, puedes comprarlo.

Ahora bien, la manera para distinguir qué empresas fomentan la Cultura de Liderazgo en sus equipos de trabajo -sea cual sea la opción que hayan elegido- es la siguiente:

Mientras más problemas surgen en la organización, más liderazgo hay.

El liderazgo es movimiento y la capacidad de llevar a las personas a un lugar diferente. Puede ser un lugar equívoco o totalmente beneficioso, eso no se sabe, sin embargo, es necesario pasar por errores y victorias para seguir creciendo.

Una empresa que tiene una Cultura de Liderazgo es aquella en la que se cometen errores constantemente porque existe apertura a las equivocaciones y es justo ahí cuando se mide el progreso de las organizaciones.

Los 3 pasos para crear una cultura de liderazgo son bastante sencillos:

Lo primero es trazar un objetivo a largo plazo que sea ambiciosos y para identificar quiénes son las personas con alto potencial de liderazgo.

El segundo paso es establecer planes concretos con metas alcanzables, debe ser algo realista para que las personas puedan visualizar cómo llegarán a cumplirlas.

El tercer paso y el más importante es la accountability; hacer responsable a las personas del equipo para hacer que se sientan parte de los pequeños proyectos que constituyen los objetivos a largo plazo. 

“Sentir que el proyecto le pertenece a cada uno de las personas de la empresa”

La única forma de que una empresa crezca es con una Cultura de Liderazgo. Ahora que lo sabes, no puedes seguir trabajando de la misma manera; debes seguir estos tres pasos e implementar una cultura de liderazgo en tu teamwork. Muchas veces pensamos que estamos haciendo las cosas bien, pero, ¿eso es cierto? Se debe buscar una mejora todos los días para destacar y no sólamente ver por el bien de la empresa, sino, por fomentar el aumento del liderazgo en las personas. 

Contacto:

Gerardo Betancourt es Founder & CEO de Leaderlix. Former Ambassador, TEDx Speaker & TED Circles Host en TED Conferences.

Email: [email protected]

Instagram: https://www.instagram.com/ger.betancourt/

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

AMLO
Ya perdoné a Felipe Calderón por haberme robado la presidencia: AMLO
Por

López Obrador indicó le gustaría que los ciudadanos decidieran en una consulta si los expresidentes deben ser juzgados...