¿El unicel se puede reciclar? Sí es posible, aunque en ocasiones se ignora el proceso de reutilización. Para Rennueva, una startup nacida en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), las más de 125,000 toneladas de consumo anual de este material son una oportunidad de negocio en el país.

Fue hace siete años cuando a Héctor Ortiz, junto con Jorge Luis Hinojosa, se le ocurrió la idea de reciclar unicel, pues es un material que suele quedarse en los botes de basura, sin incluso llevarse a algún centro de acopio como ocurre con las botellas de PET y latas de aluminio.

En 2014 se creó formalmente esta startup dedicada al desarrollo de tecnología y estrategias para el cuidado del medio ambiente. Este año, Rennueva comenzó a operar una máquina que permite compactar el unicel, para venderlo a empresas dedicadas a la elaboración de productos hechos de plástico, como es el caso de la compañía Marcos&Marcos, una empresa mexicana que fabrica y vende productos de enmarcado en el país.

La tecnología creada por Rennueva compacta el unicel y lo convierte en materia prima lista para darle un nuevo uso.  “Me adentré un poco más en el desarrollo tecnológico y sacamos la primera patente que procesamos en la facultad de ingeniería. Lo que hacemos es la materia prima para los marcos de las fotos. En la etapa final del proceso de la máquina salen tiras de plástico rígido, que se enfrían y se cortan del tamaño del arroz, lo cual entregamos como producto final”, cuenta Héctor, director general de la firma.

PUBLICIDAD

Actualmente, Rennueva produce 100 kilos de unicel reciclado al día y en el corto plazo esperan llegar a los 800 kilos, para después escalar la producción a las 2.4 toneladas diarias.

“No estábamos vendiendo, la producción que teníamos era para afinar y parametrizar la línea de reciclaje, para hacerla más eficiente.  Pero ahora que ya tenemos parametrizada toda la línea de producción, ya podemos producir más”, cuenta Héctor.

Te recomendamos: Abarroteros venderán más por las despensas de partidos políticos

De igual manera, durante este año la compañía presentó un Plan Nacional de Manejo de Unicel ante la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) para involucrar a los participantes de la industria, la construcción, embalaje y farmacéutica, y disponer correctamente de los residuos.

“Ellos deben buscar cómo desechar sus residuos de forma correcta y nosotros contamos con la autorización local de la Semarnat (para reciclar). Como somos la única empresa autorizada en la Ciudad de México para reciclar el unicel, pues nos llaman y nos llevan su material, del cual nosotros cobramos por el manejo y disposición de éste”, dice el emprendedor de 27 años.

La firma tiene un centro de acopio la colonia Santa María Insurgentes #63, que se abrió con la ayuda de la Delegación Cuauhtémoc y la Secretaría del Medio Ambiente en la Ciudad de México (Sedema).

 

Siguientes artículos

Tú podrías ser un influencer sin saberlo… y a las marcas les interesa
Por

Ni el número de seguidores ni el de 'me gusta' permiten hallar a los verdaderos líderes de opinión en las redes sociales...